La Rioja sigue con la extracción de uranio pese a una ley que la prohíbe

Publicado por

La Asamblea Riojana Capital de Ciudadanos por la Vida denunció que el gobierno de esa provincia y la CNEA continúan con los trabajos en la zona de la sierra del Velazco, desoyendo una norma vigente en el departamento Capital. 

La Asamblea Riojana Capital de Ciudadanos por la Vida denunció que el gobierno provincial y la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) continúan con los trabajos de búsqueda de uranio en la provincia, pese a la normativa que lo prohíbe.

A través de un comunicado, la Asamblea denunció “la continuidad de los proyectos de minería de uranio” en el departamento Capital “pese a la vigencia de la ordenanza sancionada el 14 de agosto de 2012” que declaró a este municipio “no tóxico, no nuclear y ambientalmente sustentable”.

La denuncia da cuenta de que la Secretaría de Ambiente de la provincia emitió el 27 de agosto pasado, pocos días después de sancionada la ordenanza, la resolución 268 que aprueba la “Actualización del informe de impacto ambiental” correspondiente a uno de los emprendimientos.

Esto supuso la autorización a la CNEA de “continuar con los trabajos que realiza en la zona de la sierra del Velazco, en las localidades próximas al Cantadero”, distante unos 20 kilómetros de la ciudad capital, la más poblada de la provincia, dijeron los ambientalistas.

Vecinos de la zona aseguraron a los asambleístas que “funcionarios de la CNEA y del gobierno provincial han visitado sus domicilios mintiendo que las operaciones que se realizan en el lugar no son perjudiciales para su salud ni para el ecosistema”, agregó la Asamblea en el comunicado.

Al visitar El Cantadero y sus alrededores, la Asamblea observó “el avasallamiento del paisaje y la flora para tareas de mantenimiento del camino que se dirige al paraje Las Cañas donde se emplazan los emprendimientos uraníferos”.

Además, se amplió el tendido eléctrico sin que ello redunde en un “beneficio al vecino”, aseguró.

Además, los asambleístas llamaron a los ciudadanos a estar alertas ante la posibilidad de que se concrete la radicación en La Rioja de la planta de Dioxitex, que fue clausurada en Córdoba.
Dioxitex deja un pasivo, según datos oficiales de la CNEA, de “57.600 toneladas de mineral de uranio”.

“No queremos uranio. Sólo queremos agua, tierra y aire sanos y limpios”, recordó la Asamblea ambientalista.