La Provincia no tendría representante en el fútbol federal de Grondona

Publicado por

0503_julio_grondona_cedoc.jpg_1853027552La escena es tan parecida a aquel sketch, que en vez de mencionar dirigentes podría hablarse de Alberto Olmedo y Javier Portales. Borges y Alvarez son los dos dirigentes de cada club que suelen ir a buscar a la AFA la mensualidad por la televisación. Sentaditos en el sillón, esperan la confirmación de la secretaria para acceder al pago; en el medio, los chistes. Los Borges y Alvarez del fútbol lucubran acerca del humor del presidente de la AFA: especulan si les tocará o no el dinero que les corresponde. “El problema no es la plata que te dan, sino la que pueden no darte”, explica el presidente de un club del Ascenso. El sistema de prebendas de la AFA es el camino que siempre desemboca en el sijulismo. “Si le decís que no a Grondona, corrés el riesgo de que no te dé la plata del Fútbol para Todos. Todos los clubes tienen deudas con la AFA. Entonces, él decide si ese mes te retiene el monto de la tele o te lo da”, aporta, en la misma sintonía, un representante de un club de Primera. La bendición de Grondona es cara o cruz. De ese goteo viven los clubes. La historia la escriben los que se ganan la simpatía del hombre que es el dueño de la pelota. Los otros son los crucificados.

Vos no sos de la B. La ampliación del espacio equivale a aumentar el poder. Más equipos, más reverencias. Pertenecer tiene sus privilegios. Grondona decidió que haya 50% más de equipos en Primera a partir de 2015 y la cifra podría aumentar a 36 equipos el año siguiente. “No se preocupen por la plata, la plata está”, tranquilizó el propio presidente de AFA a los dirigentes de los clubes de la A. Grondona les garantiza, al menos, quitarles el pie de encima. De todas maneras, su meta es conseguir que el Gobierno le conceda lo que viene proponiendo desde hace un par de años: el Prode bancado. Las apuestan online, cree Grondona, es la caja que necesita para que la AFA no sea televisión-dependiente. El negocio cierra para todos. Los clubes ganan prestigio (los que jueguen en Primera) y los más grandes, blindaje; nadie cree que perderán la categoría cuando haya en juego dos descensos entre treinta equipos. Con el sistema de dos descensos y dos promociones bajó River. Con el actual de tres descensos, Independiente. También sacaría provecho Cristobal López, el empresario que gestionaría el nuevo Prode.

La federalización. “Cada vez que va a una reunión en la Casa Rosada, Julio batalla por el Prode bancado”, asegura alguien vinculado con el Gobierno. Desde que Jorge Capitanich tiene injerencia en el FpT, Grondona advierte que la puerta para avanzar con su proyecto se abrió. Desde la AFA, sostienen que a partir de agosto, o bien del año que viene, podrán festejar como el gran gol de Grondona las apuestas vía internet. En tanto, la federalización del fútbol también bendeciría al club que preside el jefe de Gabinete. En el borrador del proyecto que se aprobará el martes en el comité ejecutivo, hay cuatro equipos del Argentino B que ascenderán al A por invitación: la condición es que sean de provincias que no tengan representantes en Primera, B Nacional o Argentino A. Sarmiento de Chaco, dicen, ya tendría su free pass. Para distraídos: Sarmiento es el club de Capitanich.

Desde sectores allegados a la Presidencia, insisten. “El Gobierno no prometió más plata”. Lo que habrá es un ajuste, como ocurre durante todos los años; hay que empatar la inflación.

“Grondona está gestionando nuevos ingresos para que la torta sea más grande. Tampoco se confirmó nada, pero se autorizó la posibilidad de que se gestione ese Prode bancado”, indicó el miércoles Enrique Lombardi, presidente de Estudiantes, en el programa Casi despierto, de la FM 93.7.

Cuidarlos. En La Paternal tomaron el descenso como quien sabe que la muerte no es de verdad. En el próximo torneo exprés de la B Nacional, Argentinos podría volver a Primera si consigue lo factible: terminar entre los primeros cinco equipos de una zona de diez. Luis Segura, amigo de Grondona, podrá esquivar rápidamente la culpa del descenso. “Es mi responsabilidad”, había dicho el presidente del club descendido.

Dicen desde el entorno del vice de FIFA que la cuestión emocional juega su partido. Que Grondona no quiere que cualquiera se pueda ir al descenso. Que Argentinos es uno de esos clubes. Quiere que sus amigos estén tranquilos. Y que la casa esté en orden, antes de dejar su sillón, en 2015. Un sillón en el que nunca podrán sentarse ni Borges ni Alvarez.

Una federalización no tan federal

Grondona agita el argumento de la federalización del fútbol para sostener su proyecto de treinta equipos en Primera. Ahora bien, ¿cuántas provincias estarán representadas con el nuevo formato? Se repasa: para llegar a treinta clubes, a los veinte del próximo torneo de la A en febrero se sumarán los diez mejores de la B Nacional. Si se toman como muestra las tablas de Primera y B Nacional actuales, la cuenta da apenas nueve provincias intervinientes.

Como siempre, el eje seguiría estando en Capital y Buenos Aires, que sumadas llegarían a tener 18 equipos; la Capital Federal aportaría siete (River, San Lorenzo, Vélez, Boca, Argentinos, All Boys y Huracán) y Buenos Aires, 11 (Gimnasia La Plata, Estudiantes, Lanús, Olimpo, Quilmes, Tigre, Racing, Arsenal, Banfield, Defensa y Justicia e Independiente).

El resto se distribuiría entre Santa Fe, con cinco equipos (Newell’s, Rosario Central, Atlético de Rafaela, Colón y Unión); Córdoba, con dos (Belgrano e Instituto); y cinco provincias con un equipo cada una: Mendoza (Godoy Cruz), Misiones (Crucero del Norte), Jujuy (Gimnasia), Tucumán (Atlético) y San Juan (San Martín).

Así, quedarían sin representación en el multitudinario torneo de Primera 15 provincias: Tierra del Fuego, Santa Cruz, Chubut, Río Negro, Neuquén, La Pampa, San Luis, Santiago del Estero, La Rioja, Catamarca, Salta, Formosa, Chaco, Entre Ríos y Corrientes.

A este ejercicio habrá que corregirlo a fin de año, cuando la lista tenga los nombres definitivos; antes deben definirse los descensos y ascensos de esta temporada, que tendrán incidencia en la disputa del próximo torneo de la B Nacional, de donde saldrán en diciembre los diez equipos que se sumarán a la A en 2015. Algo es seguro: el trazo grueso no cambiará.