Motores de motos secuestradas de Catamarca habrían sido puestos a la venta en La Rioja

Publicado por

Entre 68 y 75 motores de motos que deberían haber sido destruidos por la empresa riojana Telestar -contratada por la Municipalidad de la Capital de Catamarca para la destrucción de motos acumuladas en el Corralón Municipal catamarqueño-, habrían sido puestos a la venta de manera irregular en las provincias de La Rioja y Catamarca.

Según El Ancasti, a partir del secuestro de 28 motores realizado por personal de la Policía de la Provincia y de Gendarmería el jueves 21 en un control sobre la ruta nacional N° 60 a la altura de la localidad de Copacabana, en el departamento Tinogasta, se pudo conocer que la comercialización ilegal de estas motopartes llevaba tiempo realizándose, principalmente en las localidades del interior de ambas provincias.

Los motores eran transportados en una camioneta por dos hombres de apellido Frogel, padre e hijo.

Fuentes vinculadas a la causa informaron que al momento de la requisa los sujetos presentaron copia de un expediente que habría sido confeccionado por la comuna capitalina, en el cual constaba que la empresa se comprometía a destruir la totalidad de un lote de al menos 700 motos, en todas sus partes.

Además, habrían presentado un recibo común (sin membrete ni datos fiscales) donde constaba el pago efectuado por los motores a un sujeto de apellido Gómez, que sería familiar de la propietaria de la empresa compactadora.

Se pudo conocer que tras el secuestro y el cruce de información con dependencias de la Municipalidad de Catamarca y de la Policía catamarqueña, surgió que de las 28 máquinas decomisadas al menos 10 coincidieron con registros pertenecientes al municipio.

También se conoció que los motores estaban acondicionados para ser vendidos, ya que habían sido acondicionados y contaban -a primera vista-, con todas sus partes por lo que se descarta su posterior venta como repuesto o chatarra.

Las máquinas secuestradas son de distintas marcas y cilindradas que irían de 110 cc a 250 cc. En este marco, otras fuentes consultadas por este diario indicaron que un motor de primera marca usado de 150 cc puede ser adquirido en talleres del medio a $17.000 o $19.000, dependiendo fundamentalmente del estado de sus componentes.

Tomando como precio promedio de cada motor la cifra de $15.000, la comercialización de los 28 motores arrojaría un total de $420.000. Y si se consideran 70 motores, la cifra superaría holgadamente el millón de pesos.

Se conoció además que próximamente la Justicia solicitaría una serie de informes al Ejecutivo municipal de la Capital catamarqueña, a Telestar, a la Policía de la Provincia de Catamarca, al Juzgado Municipal de Faltas y al Corralón Municipal, para determinar qué irregularidades condujeron a que los motores que debieron haber sido destruidos estén intactos y sean comercializados ilegalmente.

Fuentes judiciales explicaron que esta venta irregular podría generar graves perjuicios a quienes adquirieron los motores de buena fe y los instalaron en sus motocicletas, porque al momento de un registro policial o de Gendarmería, el rodado sería secuestrado por contar con una pieza que no debería existir, sin tener en cuenta otras consecuencias legales.

Pedirán un informe
Los concejales del bloque del FCS-Cambiemos presentaron a la presidencia del Concejo Deliberante (CD) un proyecto de comunicación con al cual se solicitarían informes al Ejecutivo municipal, a partir de la publicación en los medios dando a conocer el secuestro de los motores.

La iniciativa ingresó ayer al CD y los ediles Fernando Navarro, José Vega y demás integrantes de la oposición pidieron al presidente, Daniel Zelaya, que sea incluida en el listado de orden del día de la próxima sesión ordinaria.

Si bien el proyecto prevé que el Ejecutivo remita el informe en un plazo de 15 días luego de su aprobación, los plazos de aprobación del proyecto y emisión de los informes podrían dilatarse indefinidamente.