El fracaso de los CEO’s en la política

Publicado por

La sociedad compró un buen spot publicitario en torno a las propuestas electorales de las últimas elecciones presidenciales.

La Rioja se caracterizó por la hipnosis que le provocó el mensaje sobre el “cambio” que vendió el presidente Mauricio Macri y su partido Cambiemos, una alianza entre el PRO y la Unión Cívica Radical.

Los habitantes de la capital riojana se volcaron mayoritariamente por la propuesta macrista y en forma permanente rescataban una frase del propio jefe de Estado: “Es un equipo de gente valiosa, de argentinos comprometidos y con trayectoria. Es buena gente, el mejor equipo de los últimos 50 años”.

Ese equipo, que es casi el mismo de la actualidad, tiene muy pocos políticos y muchos empresarios.

Macri se encargó de denostar a la política (especialmente al justicialismo, que hoy por bajo le pide que lo ayuden), al sostener que estaba relacionada a la corrupción, esa misma de la patria contratista que aparece en las fotocopias de los cuadernos.

Mucha gente creyó que los empresarios, que vienen de la actividad privada, eran la salvación del país. Hoy los resultados dicen lo contrario.

La política nunca entró al despacho de la Casa Rosada y solo lo hacen, CEO’s, empresarios disfrazados de políticos buenos, que a la hora de tomar decisiones no se fijan en la gente sino en los números.

Para La Rioja, las malas decisiones pasan por los despidos en la agencia de noticias Télam, como en Agricultura Familiar, y la desaparición del Ministerio de Salud, que tendrá su correlativo negativo en las provincias.

Los CEO’s son personas multimillonarias, amigos en su mayoría del Presidente, que piden un sacrificio a todos los argentinos cuando ellos tienen sus ahorros en dólares en el exterior.

Son esos mismos de los grupos económicos que pueden adquirir 200 o 300 millones de dólares sin que les cambie en nada su patrimonio.

La corrupción está en todos lados, también la política. Como hay periodistas corruptos también hay otros buenos, como políticos y empresarios respectivamente.

Argentina pasa uno de los momentos más críticos, ya que el nivel de endeudamiento se extiende por 100 años. Niños que no han nacido están endeudados por los CEO’s de la política nacional.

Macri defestró a la política y a los políticos, y mucha gente compró ese mensaje. Esa prédica le pasa factura y hoy el Presidente le pide a los políticos que lo acompañen para terminar su mandato por el bien de Argentina por el fracaso de los CEO’s en la política.