El triunfo de Bolsonaro no cambia la triste realidad argentina

Publicado por

Desde hace una semana se intenta instalar que la alegría política de un sector de Brasil impactará para bien en Argentina. Así los males del país desaparecerán por arte de magia y desde allí todo cambiará.

En el imaginario de los adeptos macristas tratan de convencer, y especialmente a través de sus medios, que la victoria del ultraderechista Jair Bolsonaro como presidente de Brasil es el salvavidas de la economía nacional.

Cualquier otro resultado sería otro duro golpe a la alicaída Argentina y por eso, la derrota del representante de la izquierdista Fernando Haddad es un aliciente nacional.

Para que entienda el común de la sociedad: nadie sabe quién es Bolsonaro más allá de las cuatro avenidas del centro capitalino y ni hablar en el interior provincial. Tampoco quién es Haddad.

En un país que toma cualquier cosa de otros para hacerlo propio, las elecciones brasileñas no podrían ser menos y fundamentalmente en tiempos que el núcleo duro que apoya al presidente Mauricio Macri necesita creer en algo para llegar al 2019.

Brasil cuenta con 200 millones de habitantes y el ganador logró los votos de las poblaciones más ricas de ese país, y no está en agenda nuestro país como socio. Muy simple para entender: es el principal comprador, que puede cambiar, ya que no hay sociedad estratégica.

 

Como ayer, Argentina y La Rioja seguirá con los mismos problemas que golpean duramente a toda la sociedad focalizada en el bolsillo. La inflación, la recesión, el desempleo y la desazón no desaparecerán porque los grandes medios muestren el triunfo de Bolsonaro o quién sea, ya que aquí hay una mala praxis con la política económica.

Es más, Cristina Fernández de Kirchner seguirá en el imaginario también de un vasto sector de la sociedad por lo que fue su gobierno, para bien o para mal, por encima que se venda que muere un estilo de hacer política, llamado por el macrismo como populismo.

Es hasta chistoso leer comentarios en las redes sociales de gente que está en contra del populismo y es ñoquis del Estado (la crítica oficialista va hacia ellos también).

Bolsonaro o Haddad no cambian absolutamente en nada lo que le pasa al país y a cada una de las provincias argentinas, como La Rioja,  porque un canal de noticias “informe” que Brasil será nuestra salvación, ya que hay otra realidad cómo pensar con qué dinero se comprarán los alimentos frente al espiral inflacionario que vino para quedarse.