El que avisa no traiciona: Los candidatos si no es Casas

Publicado por

El gobierno creó tanta expectativa que el gobernador Sergio Casas podrá buscar la reelección que en el peronismo nadie se anima a sacar la cabeza, salvo a través de un comentario mediático. La mesa chica del casismo a cada intento de querer sacar los pies del plato les envía un mensaje. “Casas es el candidato del PJ”.

Con una catarata de críticas opositoras a la intentona reeleccionista, el mandatario provincial priorizó quedarse en Argentina por el tratamiento del presupuesto nacional, que a La Rioja le significarán $4.000 millones extras, para bajarse del avión que llevó a un grupo de colegas del riojano a Perú en el marco de una misión comercial. Allí Fernando Rejal y Alvaro Del Pino representan a la provincia.

El domingo pasado, Casas se midió en el Parque de la Ciudad y hasta hubo una frase: “Está bien en la gente”. Fue en el marco de los festejos del Día de la Madre. Sin embargo, no es parámetro para ir por otro mandato.

Mientras se reacomoda el panorama político en el oficialismo, los diputados Ricardo Quintela y Teresita Madera avisaron que quieren ser candidatos, en caso de que fracase la intención casista. Así se sacaron una mochila de plomo, a raíz de las presiones internas que les piden que se posicionen como alternancia y más cuando leyeron que se podrían adelantar las elecciones para mayo.

Quintela tiene como antecedente haber sido intendente de la Capital y es un dirigente conocido, mientras que Madera su actividad política se ha centrado en la Legislatura o la Cámara Baja nacional.

Aquellos que ingresan sin golpear la puerta al despacho del gobernador afirman que Casas estará en la boleta del PJ, aunque también amenazan que si no se lo permiten no habrá candidato peronista en el cuarto oscuro.

Entre las intrigas del gobierno se frotan las manos tanto el ex gobernador Luis Beder Herrera como el intendente de la Capital Alberto Paredes Urquiza para que se acuerden de ellos. Es clave la caja del Estado para ser candidato y hasta lo reconocen los allegados al senador de Cambiemos, Julio Martínez.

Paredes Urquiza debe raspar la olla de la Municipalidad y Beder Herrera usar su billetera para no desaparecer del escenario electoral rumbo al 2019, y Martínez usa cualquier política de la Nación para estar. A Quintela y Madera también les puede suceder lo mismo sin el aval del gobierno.

Con solo pensar que se deben tener fiscales en todas las mesas más la estructura afianzada para un domingo electoral se puede hablar de millones de pesos. Y a eso hay que sumarle lo invertido para llegar a ese domingo de elecciones.