La “nueva política” manchada por compra de interna y designación de jueza

Publicado por

Cuando se hablan de las malas en la política riojana todos miran al peronismo, en este caso no sería así. Los hombres y las mujeres de la “nueva política” están manchados por denuncias cruzadas sobre la compra de votos en las elecciones internas del PRO y la designación de una jueza en la Justicia Federal.

Este domingo, el partido del presidente Mauricio Macri, padre de la “nueva política” e hipercrítico de los modos del justicialismo, realizó una interna que terminó en un escándalo y que no tiene miras de una salida limpia.

Primero el diputado nacional de Cambiemos, Julio Sahad, denunció que su aliado, el intendente de la Capital, Alberto Paredes Urquiza, había entregado bolsones para que votaran por el concejal Renzo González, que aspiraba a la presidencia partidaria.

Sahad no dudó en acusar a Paredes Urquiza, un peronista macrista, de traer mañas de la vieja política a su partido en favor de González, contrincante del actual presidente.

Luego para frutilla del postre, la junta electoral del PRO declaró como ganador a González, un edil del peronista Paredes Urquiza, al impugnar una mesa en el departamento San Blas.

Hasta allí sería algo lógico, pero según González es porque “un fiscal confesó coimas. Se usó a la gente más humilde para abusar sobre ellas”, según el canal 2 de La Rioja. Algo increíble para los paladines de la democracia riojana.

Mientras el domingo festejó Sahad, el miércoles lo hace González, al tiempo que habrá apelaciones en la justicia electoral del PRO, como en la justicia federal. El bochorno es comentario en los pasillos de la Casa Rosada.

 

A todo ello hay que sumarle la denuncia de Unidad Ciudadana sobre la reciente designación de. Mariela Fabiola Cardozo como jueza del Tribunal Oral Federal de La Rioja. “Es una muestra de la manipulación política de Cambiemos y del arbitrario capricho del senador Julio Martínez junto a su correligionario Mario Negri, apadrinando y ungiendo, a quien ocupaba el lugar 16 en el orden de mérito, según el resultado del concurso de antecedentes y oposición realizado por el Consejo de la Magistratura”, dice ese sector político.

Y apunta: “Curiosamente, el perfil profesional de la flamante jueza está vinculado a su desempeño como asesora del Estado Mayor de las FFAA y docente en la escuela de Guerra y en el Instituto de la Policía Federal, instituciones que en estos tiempos, no son precisamente, emblemas de racionalidad democrática”.

Por último, añade: “Esto deja al descubierto, que la retórica de institucionalidad y republicanismo, es una “careta” de la alianza Cambiemos y una muletilla retórica, muy distante de este “bochornoso y obsceno manoseo” de la Justicia, por quienes, en un rol de fiscales de la República, se autoproclaman “abanderados” de la calidad Institucional, como el senador Martínez y compañía”.