Debido al desbarajuste financiero, surge una nueva modalidad de cuentas corrientes en las estaciones de servicio

Publicado por

La corrida inflacionaria y la reactualización constante de los precios de los combustibles que se dio durante todo el 2018, generó una serie de inconvenientes sobre todo en la cadena de pago y en la operatoria de las relaciones comerciales entre el consumidor y el expendedor.

La falta de dinero en efectivo producto de la retracción de la economía, provocó un aumento de la cantidad de automovilistas que utilizan tarjeta de crédito para cargar el tanque, con las consecuencias de pérdida de capital de los operadores que deben esperar 28 días para que el sistema le acredite la venta del producto que deberá recomprar a precio más alto.

En tiempos de estabilidad, los grandes clientes de las bocas de expendio preferían tener una cuenta corriente y saldarlas con cheques diferidos, pero esa costumbre también fue cayendo en desuso por la disparada de las tasas de interés y la negativa de los bancos a comprar valores.

Sin embargo, la necesidad suele provocar salidas creativas a los problemas y la confianza entre estacionero y cliente, está reflotando viejas virtudes humanas. Es el caso del presidente de la Cámara de Expendedores de La Rioja Luis de la Fuente, que en su Estación de Servicio comenzó a habilitar nuevamente los pagos a plazo “renegociables”.

Es decir que, como los cheques a 30, 60 y 90 días se enfrentan a la desvalorización por la devaluación y el aumento de los combustibles, el empresario abrió la posibilidad de analizar cada una de las situaciones de sus clientes que suelen comprar en su estación y acordar personalmente soluciones en caso de que los valores se incrementen antes de la fecha de pago.

“Como no vendo más con tarjeta de crédito y hay empresas y particulares que nos conocen desde hace mucho tiempo, comenzamos a aceptar pagos a plazo diferido con cheque o cuenta corriente, pero bajo el compromiso del cliente de adelantar el día de pago o emitir un cheque por la diferencia que pueda haber si suben los valores”, dijo De la Fuente al sitio Surtidores.

Agregó que “como parte del trato, les avisamos el mismo día que cambian los números del proveedor para que  ellos puedan optar por saldar la deuda o bien, compensar el diferencial”, comentó el dirigente.

“De esta manera, en casi toda la provincia de la Rioja y numerosas ciudades del interior del país, los comercializadores minoristas de combustible están asumiendo de manera conjunta con los clientes las inclemencias de la coyuntura actual”, finalizó.