“Antes de fin de año asumiré mi nueva responsabilidad”, afirmó el nuevo obispo de La Rioja

El nuevo obispo de La Rioja, monseñor Dante Braida, anticipó que “antes de fin de año asumiré mi nueva responsabilidad pastoral. Para la fiesta del Tinkunaco espero estar ya en La Rioja, solo faltan algunos detalles para definir la fecha precisa de mi asunción”.

En relación a la beatificación de los cuatros mártires riojanos que se realizará el sábado 27 de abril del año próximo, monseñor Braida lo definió como “un acontecimiento de gracia que se nos viene a los riojanos, a todos los argentinos y a todo el pueblo latinoamericano. Ni bien llegue me sumaré a lo que ya se está organizando en torno a la beatificación”.

El pastor nacido en el norte de la provincia de Santa Fe destacó que uno de sus objetivos será trabajar con los jóvenes: “Salió muy fuerte esto en el Sínodo de los Obispos en Roma, del cual participé. Hay que escuchar a los jóvenes, comprender como viven, en qué están y poder acompañarlos de cerca”.

Al ser consultado sobre cuál es su sueño como obispo de La Rioja, dijo que “es fortalecer la fe y la confianza en Dios. Estoy seguro que la religiosidad del pueblo de Dios en esta provincia me va a ayudar en eso”.

Al momento de su nonmbramiento, monseñor Braida era obispo auxiliar de Mendoza.

Nació en la ciudad santafesina de Reconquista el 18 de julio de 1968. Fue ordenado sacerdote por monseñor Juan Rubén Martínez, el 21 de abril de 1996 en la catedral de la Inmaculada Concepción, de Reconquista. En la Conferencia Episcopal Argentina es miembro de la Comisión Episcopal para la Pastoral de Juventud y de Apostolado de los Laicos y Pastoral Familiar.

Su lema episcopal es: “La paz esté con ustedes”.