El arzobispo de Mendoza emocionado por el nuevo obispo de La Rioja

Publicado por

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo, expresó su emoción por la designación de monseñor Dante Gustavo Braida como obispo de La Rioja, sede episcopal de la que fue diocesano por cinco años hasta su promoción arzobispal.

El prelado destacó su desempeño pastoral de monseñor Braida desde su llegada a Mendoza como obispo auxiliar y colaborador del antecesor, el fallecido monseñor Carlos María Franzini.

“Su espíritu sencillo y servicial se puso de manifiesto en el fraternal acompañamiento del presbiterio, de los diáconos permanentes, de la vida consagrada y del seminario. Sensible y atento a los signos de los tiempos, supo animar las distintas iniciativas de la Pastoral Social”, detalló.

Monseñor Colombo saludó y felicitó a la “querida diócesis” de La Rioja y manifestó su confianza en que esa comunidad diocesana tendrá en monseñor Braida “un servidor alegre, un sembrador a tiempo pleno de la buena semilla del Señor, un discípulo misionero de su Reino”.

“Sé por mi propia experiencia personal que lo recibirán con calidez riojana, como padre y amigo y que el Tatita San Nicolás de La Rioja será en adelante un poderoso intercesor por su ministerio”, afirmó.

Texto del comunicado

Queridos hermanos,
Hace apenas un momento, la Santa Sede ha anunciado la designación de Mons. Dante Gustavo Braida, como Obispo de La Rioja. La emoción nos embarga a la hora de felicitarlo sabiendo que en pocos días nos dejará para asumir esta nueva misión que la Iglesia le encomienda y por la que desde ahora comprometemos nuestra oración.

Mons. Dante llegó a Mendoza el 11 de abril de 2015. Estrecho colaborador de Mons. Carlos María Franzini, asumió con entusiasmo y eficacia las distintas tareas que éste le confiara. Su espíritu sencillo y servicial se puso de manifiesto en el fraternal acompañamiento del presbiterio, de los diáconos permanentes, de la vida consagrada y del seminario. Sensible y atento a los signos de los tiempos, supo animar las distintas iniciativas de la Pastoral Social.

Durante la enfermedad de Mons. Franzini y luego de su fallecimiento, en su carácter de Administrador Apostólico, Mons. Braida se prodigó para responder a las múltiples exigencias del ministerio episcopal. Nos recibió a Mons. Marcelo Mazzitelli y a mí, como hermanos y compañeros de misión, con entusiasmo y generosidad, ayudándonos con su profundo conocimiento de la Arquidiócesis y su caridad pastoral.

En nombre de esta Iglesia mendocina, saludo y felicito a la querida Diócesis de La Rioja. Estoy seguro que en Mons. Dante tendrán un servidor alegre, un sembrador a tiempo pleno de la buena semilla del Señor, un discípulo misionero de su Reino. Sé por mi propia experiencia personal que lo recibirán con calidez riojana, como padre y amigo y que el Tatita San Nicolás de La Rioja será en adelante un poderoso intercesor por su ministerio.

¡Gracias Padre Dante por tu entrega fecunda de este tiempo! Te abrazamos en Jesús, el buen Pastor y le pedimos a nuestra tierna Madre del Rosario te acompañe amorosamente en el camino.