La oposición no tiene los votos para frenar la enmienda y buscará deslegitimarla

Publicado por

Estado de shock. Así están los sectores opositores al gobernador Sergio Casas. Fue un duro golpe político, ya que en el medio del río el casismo cambió de estrategia y sacó casi de la galera una enmienda constitucional.

La oposición que esperaba sentada en las escalinatas de la Corte Suprema de Justicia un fallo del Tribunal Superior de Justicia sobre la interpretación al artículo 120 en relación al mandato del gobernador recibió una sorpresiva medida: ir por el camino constitucional para que Casas busque otro mandato.

El primer piso de la Casa de Gobierno tomó la Constitución y leyó dos artículos claves: la enmienda constitucional y la consulta popular. El primer se debía dar con el aval de los 2/3 de la Legislatura, como sucedió luego del frustrado primer intento, y el segundo será si la enmienda no es rechazada por el 35 por ciento de los electores del padrón general. Es decir, casi 100.000 votos deben estar en las urnas con el voto “No a la enmienda”.

La primera reacción y seguramente será la única por parte de la oposición, centrada en el radicalismo y el paredismo, es “embarrar la cancha” como se dice en la calle.

Es casi imposible que 100.000 riojanos vayan a votar por el “No” y según todos los sondeos, en cualquier fecha, más allá que se dice que la consulta se haría el primer domingo de febrero.

No hay clima ni ánimo en la sociedad de rechazar la iniciativa porque Casas hizo que lo han hecho todos los gobernantes: antes de una medida política hacer un hecho social, a través del cambio del humor social, como fue un aumento salarial con un bono de $10 mil, y hasta el compromiso a los gremios de la incorporación de un porcentaje en la Quincenita o en el salario básico en los primeros meses del año que viene.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Así aparecieron las voces críticas por Radio Rebelde para rechazar la enmienda con argumentos muy débiles: uno de ellos sobre el porcentaje del rechazo cuando cualquier ciudadano común lee que se debe dar por el 35% de los electores del padrón general (casi 100.000 riojanos).

Otro pronunciamiento fue que es inconstitucional una medida que está establecida en la Constitución. Se puede discutir si es el momento político, a pesar que Casas como gobernador cumple recién el primer mandato.

Y así hay muchas más voces que hasta ayer eran oficialistas. Muchos que opinaron en contra de la jugada casista han sido redactores de la Constitución y eso debe estar bien claro. Salvo el radicalismo tradicional y quizás hasta allí nomás -en base a la denuncia del diputado macrista Daniel Miranda- todos saben lo que dice muy bien la Carta Magna que ha sido modificada en anteriores oportunidades.

Ángel Maza -hoy integrante del movimiento anticasismo- fue echado de la Casa de Gobierno por su ex socio Luis Beder Herrera por la vigencia plena que estaba la reelección indefinida. Cuando tomó el control el bederismo lo integraba la ex vicegobernadora Teresita Luna y los argumentos los leía el ex diputado Alberto Paredes Urquiza.

En otras palabras, frente a un pasado que condena a casi a todos, la oposición intentará deslegitimarla, ya que hasta ellos se dan cuenta que la sociedad no digiere tampoco la ensalada de nombre que se asociaron debido que hasta ayer eran enemigos públicos número uno.