El paredismo le pidió a Martínez que se baje de su candidatura a gobernador

Publicado por

El paredismo le pidió este martes al senador nacional radical, Julio Martínez, que se baje de su candidatura a gobernador por Cambiemos, tras que se oficializó que las elecciones provinciales se concretarán el 12 de mayo.

Fue el secretario general de la Municipalidad, Heber Sirerol, quien planteó que Martínez debe darle lugar al intendente departamental, Alberto Paredes Urquiza, para que sea el verdadero representante del presidente Mauricio Macri, en el cuarto oscuro.

Este martes, el gobernador Sergio Casas llamó a comicios provinciales para el domingo 12 de mayo en coincidencia con la provincia de Córdoba.

“Respetamos a Julio Martinez, pero fue elegido por 6 años como senador y creemos que debe respetar esa voluntad”, dijo Sirerol en declaraciones a Radio Universidad. Así hizo pública la lucha interna que se da en la alianza Cambiemos y el PJ disidente.

Captura de pantalla (11)

Los sectores opositores a Casas conocen bien que no pueden ir desunidos en los comicios. Por este motivo, Martínez o Paredes Urquiza deberán desistir de su candidatura.

Luego Sirerol criticó la consulta popular por la enmienda constitucional. Cambiemos realizó una presentación en la Corte Suprema de Justicia.

“Encuentro por La Rioja está en contra que se utilice la ley madre para generar beneficio particular a una persona y algún sector, que les permita la permanencia”, sostuvo el funcionario municipal.

“Tenemos un plan de gobierno listo, seguimos hablando con diferentes espacios políticos, seguramente cuando tengamos el cronograma electoral lo estaremos comunicando”, explicó en base a la estrategia política paredista.

Finalmente, afirmó que “el oficialismo provincial esta generando una manipulación de este tipo de cuestiones producto a que maneja los medios de comunicación, en gran parte el poder político y jurídico de la provincia”.

Hay que recordar que en el principio de la gestión de Paredes Urquiza aparecieron contratos de alquiler pagados por el municipio, donde estaban medios “privados”.