Politica

Federalismo macrista: Buenos Aires define las candidaturas de Cambiemos de La Rioja

El radicalismo tendría que ser el socio mayoritario del gobierno de Mauricio Macri, pero no lo es. Solo es convidado de piedra dentro del gabinete, ya que el poder está en manos del macrismo puro, que podría denominarse PRO.

El caso de La Rioja por la definición de las candidaturas es para analizar fríamente, ya que foráneos toman decisiones alejados de la realidad de una provincia.

A través de las noticias que se reflejan en los medios porteños, para algunos “operaciones de prensa”, los dirigentes de Cambiemos de La Rioja se informan sobre las negociaciones políticas de sus jerarcas.

El presidente Mauricio Macri cedió a los radicales las candidaturas en las provincias, es decir las cabezas de las fórmulas a gobernador. Julio Martínez, actual senador nacional, será quien lidere en La Rioja.

Surgió el acuerdo a través de las reuniones mantenidas por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el gobernador de Mendoza y actual presidente del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical, Alfredo Cornejo. Por este motivo, Cornejo no dudó en intervenir el radicalismo de Santa Fe, a raíz de las disidencias por la forma del armado de las listas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Quien lo padece en La Rioja es el intendente capitalino, Alberto Paredes Urquiza, que es presionado para que trabaje por la candidatura de Martínez.

El jefe comunal insiste con su candidatura a gobernador por Encuentro por La Rioja y hasta se atreve a manifestar que no pertenece a Cambiemos, pero las palabras se acaban cuando le recuerdan los recursos nacionales enviados directamente al municipio riojano.

Esas negociaciones avanzan no solo en la fórmula a gobernador y vice sino también en la Intendencia de Capital.

No hay que ser muy inteligente para entender: Macri solo quiere garantizarse la paz interna en la alianza Cambiemos y por eso, acepta las decisiones de los radicales. El Presidente analiza si irá por la reelección o será la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, que lo intente.

De esto hablaba Paredes Urquiza cuando dijo en las últimas horas que no aceptaría la imposición de candidatos. Buenos Aires no sabe de enojos y más cuando hubo ayuda financiera durante tres años largos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.