Mejoran fondos de Nación para las provincias, pero debajo de inflación

Uno de los caballitos de batalla de la Casa Rosada a la hora de explicar la mejora en el estado de situación de las cuentas de las provincias es los avances en la la devolución de los ingresos por coparticipación.

En febrero pasado hubo $ 118.400 millones transferidos en comparación con los $ 82.213 millones de igual mes de 2018. Pero a pesar de la mejoría, estos recursos podrían menguar por la inflación y la caída en la recaudación por la recesión.

Un trabajo de la consultora CN Finanzas señala que durante febrero pasado la coparticipación a las provincias avanzó en forma paralela a la inflación, y creció 48 por ciento. Sin embargo, al deflacionar los números, el trabajo arroja una caída de 1,9 por ciento.

Las transferencias no sólo incluyen la coparticipación de impuestos sino también aquellas las que están previstas en el Presupuesto. El total de transferencias presupuestarias a las provincias avanzó 12,4% medido en forma interanual. Se destacaron las dirigidas a provincias cuyas cajas previsionales no fueron transferidas al ámbito nacional, debido al compromiso de la compensación de parte de sus déficits. Otra función a resaltar fue obras de infraestructura de agua y cloacas.

Pero el resultado final del trabajo de la consultora muestra lo que ya empiezan a ver en muchas provincias y que preocupa de cara al futuro en medio de un año electoral. El total transferido (coparticipación + presupuestarias) avanzó un 44,0% año sobre año. Los recursos totales transferidos hacia las provincias marcaron en febrero una caída de 4,6% en términos reales. Este número surge estimando el IPC Nacional INDEC de febrero que se conocerá el próximo jueves 14 de marzo con un alza de 3,6% contra el mismo mes de 2018, lo que dejaría un acumulado equivalente a 51 por ciento.

El economista señaló que el sector exportador debe ser el que motorice la recuperación de la economía. Mostró su preocupación por el riesgo país, el elevado gasto público y el bajo …
En este contexto, se observa que la única provincia que logró ganarle a la inflación en materia de transferencias totales fue la de Buenos Aires, cuyos ingresos se incrementaron 64,7% respecto de igual mes del año pasado. Pero tiene la “ventaja” que cuentan con fondos de pago de provenientes del Fondo del Conurbano. La otra provincia que logró superar la inflación acumulada fue La Pampa, con 65,6 por ciento. El resto de los distritos quedó debajo de la inflación, con La Rioja como la de peor performance, con una suba de 25,1 por ciento.

La tendencia que ya se había visto durante enero en el que los distritos subnacionales estaban recibiendo fondos a un ritmo menor que la inflación por la caída en la recaudación en términos reales comenzó a encender las luces de alerta en las provincias.

A esto se le suma que el Consenso Fiscal significó que las jurisdicciones asuman compromisos de mayores gastos por el ajuste en los subsidios tanto en transporte como en energía, y de menores ingresos vía la reducción de las alícuotas de Ingresos Brutos. Con esta merma, lo que en muchos despachos de ministros de Hacienda y Economía provinciales empiezan a pensar son las posibles complicaciones que podrían tener que afrontar en el primer semestre del año, más teniendo en cuenta las elecciones.

Un trabajo del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) mostró esta caída en la recaudación consecuencia de la recesión. En febrero pasado, la caída en la actividad general y la fuerte baja en el consumo ya mostraron los problemas de ingresos para el Estado.

La recaudación de todos los impuestos durante febrero fue de $ 330.891 millones, cifra superior 40,4% en términos nominales. Ahora, si a se le descuenta la inflación estimada para ese mes, la caída en términos reales sería de casi siete por ciento.

Para Iaraf, Ganancias fue el único impuesto que sorteó el crecimiento de los precios y registró un crecimiento real. La contracara, la recaudación del IVA Neto que creció 34,1% en febrero, con una caída real en torno al 10,8 por ciento. “Es el cuarto mes seguido de caídas reales en la recaudación de IVA”, señala el trabajo.