Panorama político: El poder con aroma a mujer

Pese al desconocimiento en la sociedad, pero sin pasado comprometido, sería la estrategia electoral. No habría hombres y podría ser un tsunami en el peronismo machista

La sección masculina del peronismo oficialista está alerta. Sucede que el gobernador da señales concretas que el camino electoral será con aroma de mujer. Sergio Casas se va el 10 de diciembre y está dispuesto a dejar su impronta en el armado del justicialismo de cara a las elecciones provinciales, que podría ser en octubre, salvo que haya cambio de planes (que nadie conoce).

Ricardo Quintela, ex intendente y actual diputado, tiene claro que ésta es su última oportunidad para llegar a la Gobernación a través del proyecto oficialista. Sin embargo, Quintela no cuaja dentro del casismo (entender es fácil: no cuenta con nadie de su sector dentro del gobierno provincial).

El quintelismo hasta teme que la estrategia final de Casas sea entregar el poder al ex gobernador Luis Beder Herrera en una acta no firmada sino por una cuestión de lealtad. Pero el mandatario provincial juega a las escondidas, pero habla para que lo escuchen de sus enojos con la dirigencia de doble discurso.

Casas cuenta con números que él solo conoce sobre distintas alternativas electorales. Este viernes se tendría que haber concretado un encuentro con los encuestadores porteños, pero no se los vio en el avión. No obstante, le marcaron que debe estar con anuncios concretos y con caras “nuevas” para la sociedad, ya que el peronismo gobierna desde 1983 y muchos de los actuales dirigentes están desde esa época.

La ventaja que tiene el hombre de San Blas son los males del presidente Mauricio Macri. Los votantes riojanos que acompañaron en el 2015 al modelo de Cambiemos, hoy el 80% no lo hará. Con eso juega debido que lo transforma en tiempo para tomar una decisión: el armado de la fórmula a gobernador y vice del peronismo.

Mientras que el peronismo de la Legislatura presiona para que Gastón Mercado Luna se vaya a la Justicia, con el fin de tomar el control de la Secretaría General de la Gobernación, Casas se hace el distraído y este fin de semana se llevó la llave de la caja a su casa del norte provincial. Hasta el ministro de Gobierno, Alejandro Moriconi, debería irse y el peronismo pedía por un reemplazante con un perfil alto, con el propósito de ser el nexo para hacer campaña, y como lo que pasa con Mercado Luna, no sucedió nada hasta este viernes.

Los que dicen conocerlo a Casas sostienen que en el armado electoral hará lo mismo que en el Ministerio de Hacienda, llegará alguien suyo, como pasó con Jorge Quintero.

Al gobernador no le disgusta entregar el mando a una mujer, en caso que los votos la acompañen. Ya se había hablado de la arauqueña Florencia López y después se sumó la intendenta de Chilecito, Silvia Gaitán, y siempre está por una cuestión de afecto la actual legisladora capitalina Teresita Madera.

De ellas podría salir la fórmula. Es decir que sea solo con mujeres, pese al desconocimiento en la sociedad, pero sin pasado comprometido. No habría hombres y podría ser un tsunami en el peronismo oficialista, ya que la política en La Rioja es netamente machista. Hoy se escucha sobre eso y el tiempo marcará la estrategia electoral.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.