Semana Santa: ¿la casa está en orden?

Hoy la discusión es electoral por el posicionamiento interno de los que quieren ser. En la vereda del frente de todos ellos, está la triste realidad de La Rioja

Obviamente dentro del justicialismo casi todos le discuten el poder al gobernador Sergio Casas. Su fecha de partida del poder es el 10 de diciembre. Son hechos que se reiteran cuando no hay posibilidades de reelección y por estos días lo vive Casas, que ve fantasmas en todos lados. Para no verlos dentro del peronismo, gobernante desde 1983.

Hoy la discusión es electoral por el posicionamiento interno de los que quieren ser. Al frente de todos ellos está la triste realidad de La Rioja con desocupados todos los días y con hechos de inseguridad que se reiteran (como antes no sucedían). Claro está que la Provincia no es una isla de lo que pasa en todo el país.

El gobierno impulsó una ley antidespidos en el Parque Industrial que duró como el poder. Ya fueron echados una treintena de empleados de Convenor y la sangría continuará debido que el panorama es desalentador.

Industria y Producción que deberían ir de la mano van por carriles distintos. El primero financia asesorías digitales y el segundo deambula entre Chilecito y su despacho en la Capital.

La muerte de la niña en el barrio Virgen Desatanudos golpeó el corazón de la pobreza enquistada como un cáncer. Las malas políticas son el resultado de los cordones de indigencia en las principales ciudades del país. En los últimos años macristas hubo un aumento de los asentamientos, a través de la llegada de otros compatriotas a la provincia en búsqueda de nuevas oportunidad, que hoy son casi nulas.

El asesinato de la pequeña llega aún más a los hogares que sufren el arrebato diario en las calles con un ministro que renunció, pero que le pidieron que no se fuera. Ese funcionario no está con su cabeza en la gestión, ya que se fue el mismo día que anunció su dimisión en una reunión de gabinete.

Transitar las rutas riojanas son como vías liberadas porque nadie controla a nadie, salvo la Gendarmería. Ni hablar en los barrios que la ausencia policial es notable por encima de fotografías oficiales de rigor.

Desempleo y seguridad se pusieron en agenda pública en los últimos días con ñoquis del Estado que se ríen de todos y hasta se quejan de los bajos salarios públicos. Hoy el Estado paga unos 80 mil salarios que no entrarían en el estadio del Barcelona (Camp Nou).

Para aquellos que tienen o han tenido un enfermo han pasado por la frase del médico: “hay que amputar para seguir viviendo”. Este puede ser el tiempo de amputar el cáncer para mantener viva la esperanza en una sociedad golpeada todos los días por peronistas, radicales, macristas y todo aquel que toma malas decisiones.

El peronismo soberbio (que está en el poder desde el regreso de la democracia) juega que la mala imagen de Mauricio Macri se traducirá en votos para el oficialismo. No está escrito en ningún lado y frente a los últimos acontecimientos está alejado de la realidad.

La tarifa de la luz es otro claro ejemplo que el Estado subsidia a las clases más ricas y desprotege a un vasto sector que vive con $10 mil mensuales. Allí es donde debe estar el Estado presente, por lo menos esa ha sido la prédica del peronismo.

Ni hablar de los bajos salarios de estatales de los que si trabajan, como aquellos que están en la recolección de residuos. Es hora de ellos y amputar la vieja práctica de los ñoquis vivos.

Un resfrío de la Nación significa para La Rioja una neumonía. La baja de la coparticipación federal puede ser el final de todos.

En época de crisis se deben tomar decisiones, como amputar para seguir viviendo, con el fin que la casa esté en orden en Semana Santa.