Aumentó la morosidad de familias y empresas en el sistema financiero

Suba de tasas, caída de la actividad y pérdida del poder adquisitivo fueron las causas principales, según estudio de PwC

La morosidad en préstamos personales y líneas de crédito para empresas tuvo un incremento en los últimos meses “por el aumento de las tasas de interés, la caída en el nivel de la actividad y en el empleo y la pérdida del poder adquisitivo”, informó la consultora PwC.

“La combinación de estos factores quitó a ambos segmentos (familias y empresas) recursos para pagar deudas cada vez más caras”, destacó a Nuevas Palabras la consultora, que precisó que en enero el sistema financiero local registró “una cartera irregular de 3,3% frente al 1,8% del año previo”.

El mayor ratio de esta cartera lo presentan las entidades financieras (no bancarias) volcadas al consumo,” lo que resulta evidente en un contexto de afectación de la industria generadora de este tipo de créditos”, añadió.

“La morosidad podría continuar en aumento si persisten las altas tasas de interés – algo que continuará mientras la inflación no ceda – y la actividad económica no detenga su caída, especialmente en el segmento consumo-familia”, afirmó Gastón Inzaghi, socio de PwC Argentina, líder de la industria de Bancos y Entidades Financieras.

Si bien la cartera que presenta mayor morosidad es la del consumo familiar, en el último trimestre del 2018 se observó un empeoramiento en el segmento empresas, con una caída de la actividad económica del 2,6%, “una fuerte devaluación (que generó un aumento de costos sin su consecuente traspaso pleno a precios), y tasas de interés reales muy altas”, indicó PwC.

La entidad señaló que los bancos privados son los que muestran mayor tasa de morosidad y, dentro de ellos, los de capitales extranjeros.

“Los bancos hoy, a diferencia de los ‘90, están calzados y líquidos con lo cual, a priori, no deberían enfrentar un problema de solvencia, ya que además si bien se espera pueda seguir aumentando la morosidad, lo seguirá haciendo de forma gradual”, aclaró al respecto.

PwC estimó que “la recomposición del salario, que es posible ocurra a partir de fines de abril/mayo cuando comiencen a cerrarse las primeras paritarias, debería restar presión a la morosidad”.