La defensa de Milani pide postergar el inicio del primer juicio oral y público en su contra

La defensa del ex jefe del Ejército César Milani pidió ante el Tribunal Oral Federal de La Rioja la postergación del primer juicio oral y público en su contra, en una causa donde está acusado de los delitos de aplicación de tormentos y secuestro.

Los defensores del militar aludieron a lo que definieron como “gravísimas violaciones al derecho de defensa” por “negársele al imputado” la posibilidad de estar presente físicamente en las audiencias e imponer “de manera arbitraria” su comparecencia a través de videoconferencia desde su lugar de detención, en Campo de Mayo. 

Así lo solicitaron a través de un escrito presentado esta mañana, que ahora deberá ser analizado por los integrantes del Tribunal que lo juzgarán por el secuestro y los tormentos a Pedro Olivera y su hijo, Ramón Olivera, en marzo de 1977 en La Rioja, cuando se desempeñaba como subteniente del Batallón 141 de Ingenieros de esa provincia. 

“Es por las gravísimas, infundadas -por ello arbitrarias- y objetivas violaciones a los más fundamentales y primigenios limites constitucionales del Derecho Procesal Penal argentino (cristalizados en sus respectivas garantías), que vengo por la presente a requerir la inmediata suspensión de la apertura del debate oral hasta tanto sean subsanadas las mismas”, sostuvo la defensa de Milani en su presentación. 

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de La Rioja había fijado para el viernes próximo, 3 de mayo, a las 9.30, el comienzo de lo que será el primer juicio oral y público de quien fuera jefe del Ejército durante la última etapa de la gestión de Cristina Kirchner, que deberá afrontar por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura. 

En esta causa, que derivó en la detención bajo prisión preventiva de Milani en febrero de 2017, al ex jefe del Ejército se lo acusa de los delitos de privación ilegitima de la libertad agravada, allanamiento ilegal, imposición de tormentos agravados y asociación ilícita.

Al pedir la postergación del inicio del juicio hasta tanto el acusado pueda ser trasladado en calidad de detenido a La Rioja, la defensa de Milani reclamó que se le permita a su cliente “asistir a todas y cada una de las audiencias orales y públicas en las cuales se resuelva respecto de su hipotética participación en cualquier hecho que pudiese resultar subsumido en algún tipo penal”.

La abogada Mariana Barbitta recordó haber solicitado al TOF de La Rioja el otorgamiento de prisión domiciliaria “bajo estrictos controles, como tobillera electrónica, por ejemplo” a Milani, dentro del área de asiento del Tribunal, “a los efectos de asegurar la comparecencia a cada una de las audiencias”. 

El caso Olivera no es el único que Milani deberá enfrentar por delitos de lesa humanidad: también se lo investiga por la desaparición del soldado Alberto Agapito Ledo en Tucumán, en 1976 y, por este hecho, deberá volver a sentarse en el banquillo de los acusados a partir del 12 de septiembre próximo y durante diez audiencias que se desarrollarán hasta el 11 de octubre, según definió el TOF de Tucumán. 

A esos debates orales y públicos se sumará además un tercero, en este caso por presunto enriquecimiento ilícito, que se sustanciará en los Tribunales Federales de Comodoro Py, en el barrio porteño de Retiro. 

Allí, es el Tribunal Oral Federal 7 el encargado de conducir el debate, que en la actualidad se encuentra en la instancia de análisis de la prueba, uno de los pasos previos a la fijación de una fecha de inicio del juicio oral y público.