No tengan miedo, el recuerdo de un sacerdote jesuita ordenado por Angelelli en los años 70

El sacerdote jesuita Jorge Seibold, que fue ordenado en los años 70 por el obispo Enrique Angelelli, destacó hoy la figura del religioso asesinado por la dictadura militar como la de “un hombre de Dios que siempre tuvo el oído en el pueblo” y recordó las palabras que le dedicó: “No tengan miedo, métanse en el barro”.

“Angelelli me ordenó sacerdote en la tarde del 19 de diciembre de 1970. Eran épocas muy difíciles para la Argentina y la Iglesia enfrentaba un gran desafío. Eramos siete sacerdotes jesuitas con diversas inquietudes y Angelelli aceptó con gusto venir al colegio Máximo de San Miguel para ordenarnos”, contó el cura en un testimonio difundido a través de las redes sociales.

Antes de viajar a La Rioja para participar esta mañana de la ceremonia de beatificación de Angelelli, Seibold destacó que “nunca me voy a olvidar esa ceremonia de ordenación. Después de ponerme el santo crisma en las manos nos dijo unas hermosas palabras: ‘No tengan miedo, métanse en el barro con sus manos para levantar a la gente y sacarla del fangal de la vida, con la dignidad que tiene todo hijo de Dios para vivir en el amor la verdad y la justicia’ “.

“Esas palabras de Angelelli no se me desgrabaron nunca más y orientaron todo mi sacerdocio”, aseguró el religioso que fue compañero en el colegio Máximo de Jorge Bergoglio, hoy papa Francisco.

“La unción que me dio Angelelli me ha dado fuerzas para que pueda seguir trabajando con el mismo ímpetu que él lo hizo. Era un hombre de Dios y que tenia como lema estar con un oído en el pueblo, y con el otro oído en la palabra de Dios, y eso no se me olvidó jamás”, concluyó.