Sacerdotes protestaron contra el modelo económico frente a Michetti en el acto por la beatificación de Angelelli

Publicado por

Integrantes del Movimiento de Curas en Opción por los Pobres desplegaron una pancarta frente a la vicepresidenta en la que advirtieron que “el Gobierno insulta la memoria” de los “mártires”. Uno de ellos se acercó a la dirigente de Cambiemos y le pidió un cambio de modelo económico.

Foto: Página 12

La misa por la beatificación del asesinado monseñor Enrique Angelelli en la provincia de La Rioja fue el escenario de una nueva protesta contra Cambiemos. En presencia de la vicepresidenta Gabriela Michetti, que concurrió al evento en representación del Gobierno, un grupo de sacerdotes desplegó entre el público una pancarta en la que se leyó: “Michetti: el gobierno nacional insulta la memoria de nuestros mártires”.

La bandera, de unos dos metros de largo, estuvo a la vista durante unos cinco minutos, tiempo suficiente para molestar a los dirigentes del oficialismo que participaron del acto por la beatificación del obispo de La Rioja. Según consignó Página12, la diputada nacional de Cambiemos Karina Molina pidió a los curas que bajaran la pancarta, cosa que hicieron.

No obstante, al finalizar el acto, Paco Olivera, ex párroco de la Isla Maciel y referente del Movimiento de Curas en Opción por los Pobres, se acercó al lugar en donde estaba Michetti y le pidió un cambio en el modelo económico que lleva adelante el Gobierno de Cambiemos. Sin embargo, la respuesta de la vicepresidenta no se llegó a escuchar porque su custodia rápidamente lo sacó del lugar.

Del acto, que reunió a unas 30 mil personas en el Parque de la Ciudad, a 7 kilómetros de la capital riojana, participaron también el secretario de Culto de la Nación, Alfredo Abriani, y los gobernadores de La Rioja, Sergio Casas, de Catamarca, Lucía Corpacci, y de Salta, Juan Manuel Urtubey.

En la ceremonia se beatificó a Angelelli, a los sacerdotes Carlos de Dios Murias y Gabriel Longueville y al catequista Wenceslao Pedernera. Los cuatro fueron asesinados por la dictadura militar en 1976 y la Iglesia Católica los considera mártires.