Las encuestas mandan; octubre será con discurso peronista

Publicado por

La nueva política fue una buena frase de campaña en el 2015. El peronismo culpable de todos los males fue otra acusación que sirvió para hace tres años atrás. La pata peronista del macrismo fue una ecuación que falló. Las encuestas mandan en La Rioja.

A 100 años del nacimiento de Evita, los de un lado y los del otro no quisieron quedar afuera para poner blanco sobre negro que siguen siendo peronistas. El 2019 es un año electoral, donde la ilusión del presidente Mauricio Macri pretendió en buena parte de la sociedad riojana en el 2015, que hoy en su mayoría se siente defraudada.

La crisis golpeó a los propios votantes del macrismo, no solo a la clase media, sino también a los sectores más vulnerables que habían comprado el discurso marketinero y se subieron a la ola del gran cambio que nunca llegó a La Rioja y menos al país.

El intendente Alberto Paredes Urquiza no perdió la oportunidad para que se lea que su corazón es peronista más allá de su acercamiento con Macri, que le significaron algunos beneficios para el municipio. Pero hoy con mirar cualquier encuesta, el jefe comunal trata de borrar toda imagen de archivo de su relación con la Casa Rosada.

La Rioja tiene una preponderancia justicialista con los enojos electorales de cada dos años como ha sucedido desde 1983. La mayoría de la dirigencia cuenta con lazos peronistas y en el marco del crecimiento de cada uno de ellos van y vienen de la Casa de Todos.

Paredes Urquiza es un claro ejemplo de ese ida y vuelta y hoy una foto de Macri en su boleta, ya sea para seguir como intendente o ir por la aventura de la gobernación, sería un suicidio político.

No es mejor la posición en el 2019 del senador nacional, el radical Julio Martínez, que debió ampliar el concepto de Cambiemos en La Rioja: que es una alianza llena de pensamientos disímiles y que no es exclusividad de Macri.

Martínez nunca pensó que iba a llegar el país a esta situación cuando el radicalismo nacional ha sido un convidado de piedra en el armado del gobierno nacional, pero cada golpe contra el macrismo ellos lo reciben.

El chileciteño busca por todos lados provincializar su candidatura y hasta despegarse del presidente, como lo dijo en una recorrida por el interior.

Se puede discutir pero Cristina sigue en el corazón de los riojanos, especialmente en esos humildes que votaron a Macri. Existe un estudio sobre el voto macrista en La Rioja y tuvo preponderancia en los barrios más carentes.

Octubre, que serían las elecciones provinciales, el gobierno de Sergio Casas llevará la discusión sobre la crisis del país y el dedo acusador irá contra Cambiemos, mientras que Paredes Urquiza profundizará un discurso peronista sin criticarlo a Macri para que no se ofenda.

Martínez tendrá que peronizar su discurso sino quedará fuera de todo porque las encuestas mandan: el presidente está con más del 70% de imagen negativa.