Un hombre de San Blas a un PASO de octubre

Arrancó el quinto mes del año con el detalle que La Rioja es la única provincia que no precisó cuando se realizarán las elecciones provinciales. En el gobierno deslizan que serán en octubre, el mismo día que las nacionales para presidente y diputados nacionales.

Así se terminará la discusión del doble gasto, a pesar que la Provincia tuvo una consulta popular el último domingo de enero con un saldo político positivo para el peronismo hasta que llegó a la Corte.

El gran elector será el gobernador Sergio Casas, que juega a las escondidas para mantener el poder que se extingue el 10 de diciembre, y es casi un hecho que estará en las boletas del peronismo como candidato a diputado nacional y posiblemente con Cristina Fernández de Kirchner como candidata a presidenta.

El mes próximo, el justicialismo debe inscribir los candidatos a diputados nacionales, con el fin de participar de las PASO de agosto, que serán un paso previo para la gran elección del oficialismo y la oposición.

Casas afirmó que buscará dar el mando de gobernador a otro peronista y por ello, con la oficialización de su candidatura a legislador nacional se conocerá la fórmula a gobernador y vice del PJ, que saldrá por el Consejo Provincial o el Congreso del partido gobernante.

Existen cuatro nombres en danza en una campaña corta y luego del cimbronazo por el pronunciamiento de la Corte: ellos son el diputado nacional Ricardo Quintela y su par Teresita Madera, como así también la intendenta Florencia López y el ministro de Producción, Fernando Rejal. De esa cuarteto saldría la dupla que llevará los rostros de Perón y Evita en las boletas.

En el inicio de mayo, el gobierno recién acepta el golpe judicial por la re-reelección de Casas y por lo cual, se produjeron movimientos en el gabinete con la salida de Gastón Mercado Luna, que este lunes juró como juez del Tribunal Superior de Justicia; y de Alejandro Moriconi que dejó el Ministerio de Gobierno.

Mercado Luna es reemplazado por la ex legisladora nacional Griselda Herrera, que tiene la misión de componedora del casismo; y Moriconi dejó el puesto para Héctor Durán Sabas, ex fiscal de Estado. Tanto el radical como el hoy ministro fueron claves en el proceso reeleccionista del hombre de San Blas de los Sauces.