Politica

Caserio advirtió que entre Schiaretti y Cristina hay “una grieta” en la relación que “es más institucional que política”

El presidente del Bloque Justicialista en el Senado, Carlos Caserio, advirtió hoy que entre el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, y la precandidata a vicepresidenta Cristina Kirchner hay “una grieta” en la relación que “es más institucional que política” por distintos hechos ocurridos durante el mandato de la líder de Unidad Ciudadana al frente de la Casa Rosada.

“El gobernador tomó una decisión política de no apoyar a ningún candidato en las próximas elecciones. Dentro de esta definición, las cuestiones que hacen a las reuniones particulares de él con cualquier candidato no puedo opinar mucho. Él ha recibido a todo el mundo, nunca ha tenido limitaciones”, sostuvo el legislador cordobés al ser consultado sobre un eventual encuentro entre Schiaretti y el postulante del Frente de Todos, Alberto Fernández.

En ese sentido, añadió: “Si Alberto le pide una reunión al gobernador, imagino que se la dará. Ha dicho que a todos los candidatos que vayan a Córdoba los recibirá. No tiene ningún inconveniente con ninguno”.

De todos modos, en diálogo con Futurock, el dirigente peronista reconoció que en la relación entre Schiaretti y Cristina Kirchner “hay heridas que no cerraron” por parte del cordobés.

Puntualmente, Caserio recordó los acuartelamientos policiales que afectaron a esa provincia y que derivó en robos y saqueos masivos en diciembre de 2013: en aquella ocasión hubo dos personas fallecidas, unos 200 heridos y miles de comercios afectados.

“Fue muy duro, tuvimos la provincia tomada dos días por 5 mil policías y el Gobierno no mandó la Gendarmería. Hubo problemas que dejaron una huella muy profunda”, rememoró el senador nacional, sobre aquel hecho que se produjo cuando el “Gringo” estaba a punto de asumir una banca en la Cámara de Diputados y José Manuel De la Sota gobernaba la provincia mediterránea.

Asimismo, también indicó que “el gobernador tenía créditos brasileros y nunca hicieron la aprobación” durante el kirchnerismo.

“Institucionalmente, con este Gobierno el gobernador solucionó muchas cosas. Esto es más institucional que político. Esta grieta existe en la relación. Yo, como dirigente peronista, tengo la expectativa de que la vayamos superando y podamos tener una mirada para la Argentina dejando de lado las cuestiones regionales, que no son menores. Tenemos que darle mucha prioridad y atención a los cordobeses”, manifestó.

Y agregó: “Tengo expectativas de que todo esto vaya evolucionando satisfactoriamente para la unidad del peronismo”.

Por otra parte, Caserio afirmó que ve “un clima con la gente desesperanzada” que le “da la impresión de que el ciudadano está buscando otras alternativas” de cara a las próximas elecciones presidenciales.

“Estoy convencido de que el peronismo y sus aliados es la única fuerza que tiene las convicciones y los equipos necesarios para que este país mejores. Estimo que el grueso del peronismo va a trabajar para esta fórmula”, señaló.

Finalmente, el cordobés aclaró que “por ahora no” está previsto que haya una fusión entre el bloque de Unidad Ciudadana y el Justicialista en la Cámara alta: “Somos distintos. Preferimos mantener nuestra identidad. Si queremos apurar eso, nos va a generar mucho más inconvenientes que soluciones”.