Ministro de economía brasileño cree que aún es “distante” la posibililidad de tener una moneda común con la Argentina

El ministro de Economía del Brasil, Paulo Guedes, consideró que la creación de una moneda común entre su país y la Argentina es algo “distante”, pero advirtió que esa intención no sería posible si Alberto Fernández gana las elecciones presidenciales.

   “Cuando hablamos de integrarnos con la Argentina, tenemos que pensar en que los países que siguieron ese proceso terminaron con una moneda común, y por eso hablamos del `peso real´”, sostuvo el funcionario del vecino país.

   Y añadió: “El entendimiento con la Argentina fue muy rápido porque el Gobierno ve que, frente a una alta inflación, esta convergencia monetaria podría ser oportuna para acelerar la baja de los precios”.

   Sin embargo, Guedes evaluó que “desde el punto de vista objetivo, no hubo nada de ésto todavía”.

   “Estamos hablando de un horizonte donde podríamos desembocar en una moneda común. Es un horizonte, pero distante. Aunque sin duda que, de acelerarse este proceso, sería de gran ayuda para la Argentina”, afirmó.

   En un reportaje publicado este martes en el matutino El Cronista, el ministro brasileño resaltó que “tener una moneda común en toda Latinoamérica sería muy bueno”.

   “Creo que en 15 años, habrá cuatro o cinco grandes monedas en el mundo. En 15 años va a existir el dólar, el euro, el rembimbi chino, y ojalá allí esté el peso real. Creo que vamos a desembocar a una moneda común a futuro. Eso ayudaría mucho a la Argentina para combatir su inflación, que va a estar en el orden del 40% este año. Si acaso no cambia el signo político del Gobierno, es probable que sigamos adelante”, enfatizó.

   No obstante, aseguró que si Alberto Fernández gana las elecciones presidenciales, la discusión sobre la moneda común quedará “cerrada”.

   “Imagino que ni la Argentina kirchnerista ni nosotros quisiéramos discutir una moneda común, por ser regímenes con diferentes concepciones. En cambio, la proximidad de Macri y Bolsonaro encaja muy bien esta visión de modernización de las economías. Si alguno de los dos no siguiera, no sería posible esta reforma”, subrayó.