Con un PJ dividido, Casas puede perder como diputado y los Fernández vencer en La Rioja

En la mirada corta de algunos ojos del gobierno provincial, Sergio Casas puede tener grandes problemas electorales en La Rioja el próximo domingo 27 de octubre.

El peronismo estará dividido en toda la provincia como consecuencia de una oferta electoral unilateral que llevó a la implosión del oficialismo en la disputa del poder por la gobernación.

Las elecciones PASO fueron el termómetro que el justicialismo riojano no está bien en la sociedad, fundamentalmente por las más de tres décadas en la Casa de Gobierno.

El gran elector en La Rioja fue el desastre de gobierno del presidente Mauricio Macri que favoreció directamente a la senadora nacional Cristina Fernández de Kirchner, candidata a vicepresidenta de Alberto Fernández.

Cristina está viva en los sectores más castigos de la economía nacional, muchos de los cuales acompañaron en el 2015 al actual jefe de Estado.

Leer más

Unos 22 mil riojanos no se sintieron representados por los candidatos diputados en la PASO

Los resultados de la PASO están a la vista en La Rioja, donde el peronismo salió triunfante, aunque con un gran detalle: el PJ trabajó (entre ellos el diputado nacional Luis Beder Herrera) por los Fernández, como así también por la lista a diputados nacionales integrada por Casas, Hilda Aguirre de Soria y Fabián Calderón.

Hasta hubo complicidad del intendente de la Capital, Alberto Paredes Urquiza, que se enojó con su socio, el senador radical Julio Martínez, y desapareció de los barrios que perjudicó a la trilogía macrista conformada por Felipe Álvarez, Cristina Salzwedel y Carlos Laciar.

Mientras que el 11 de agosto dejaron llamados de atención para el gobierno de Casas, como lo que sucedió en Chilecito, donde perdió en la cabecera departamental.

Al tiempo que el casismo juega a la política de la selfie y este martes logró la tan ansiada fotografía con Alberto Fernández, el domingo 27 de octubre es otro cantar, ya que allí además de lo que conocido se juega el poder real en la provincia, como la gobernación.

Leer más

Chilecito se encamina como tierra hostil para el PJ; ya lo es Capital

Allí no estará el peronismo unido ni tampoco el distraído sino todo lo contrario, más activo que nunca, en pos de arrebatar el principal sillón de la Casa de Gobierno.

Alberto Fernández cuenta con los votos de Cristina para salir ganador de las elecciones presidenciales, pero los votos de Casas son toda una incógnita, ya que su juego solo se centró en la fórmula integrada por el diputado provincial Ricardo Quintela y la intendenta de Arauco Florencia López respectivamente.

Con un casismo que no comparte la idea del propio gobernador y con Beder Herrera y Paredes Urquiza afuera de la Residencia Oficial, el peronismo puede provocar que la salida de Casas de la gobernación, en este caso como legislador nacional, sea por la puerta de atrás.

En otras palabras, el casismo resentido, el peronismo no complaciente y las fracciones bederistas como paredistas pueden avanzar en el Plan Tijera (cortar boleta) en el marco de un acuerdo por la gobernación.

Esa es la mirada más allá de una foto con Alberto y hasta con Cristina.