Pese a ventas de reservas, el dólar trepó a $58,66 y en algunos bancos privados llegó a $61

El dólar operó hoy con una marcada tendencia alcista y cerró a $58,66 pese a ventas del Banco Central, en medio de una fuerte demanda de divisas en la city porteña impulsada por la incertidumbre política.

El billete terminó a $54,69 para la punta compradora y $58,66 para la vendedora, con lo que sumó $1,45 respecto de la jornada anterior.

En Banco Nación fue ofrecido a $58, mientras la cotización más elevada fue expuesta en los mostradores de Banco Macro, a $61.

El dólar mayorista, por su parte, avanzó $1,01 respecto del inicio de semana al posicionarse en $56,30.

El volumen negociado en el segmento de contado fue superior al del lunes, al llegar a US$ 709,558 millones.

Durante la rueda, el Banco Central decidió vender US$ 302 millones de sus reservas en un intento por moderar la corriente compradora.

Además, llevó a cabo las subastas por cuenta del Tesoro nacional mediante las cuales fueron colocados otros US$ 60 millones.

A lo largo del mes, el organismo que conduce Guido Sandleris ya vendió un total de US$ 1.061 millones para equilibrar la demanda en la plaza cambiaria.

La escalada del tipo de cambio sucedió luego de los trascendidos respecto de la reunión del Frente de Todos con la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los ruidos en el ámbito político comenzaron a intervenir en la actividad de la city principalmente desde las elecciones primarias, pero en la última semana se había percibido un clima de mayor tranquilidad, cuando el dólar acumuló un retroceso de 81 centavos.

El lunes, el Banco Central no necesitó vender reservas y el valor de la moneda norteamericana también cedió.

Sin embargo, este martes, tras la reunión de la oposición con el Fondo, creció la incertidumbre y el nerviosismo, por lo que la demanda tuvo un ritmo ascendente.

Ante ese escenario, el Banco Central licitó la mayor suma desde que se concretaron las PASO y mostró una fuerte presencia desde el arranque de la sesión.

A la inquietud por el período electoral se sumó la altura del mes, en la que suele ser elevada la dolarización de carteras por parte de empresas y entidades financieras.