El gobernador tomó nota sobre su final: se rompió el bloque de diputados Justicialista

El gobernador Sergio Casas tomó nota este miércoles que transita el final de su mandato al comprobar la ruptura del bloque de diputados Justicialistas.

La vicepresidenta primera de la Legislatura, la famatinense Adriana Olima, que también finaliza su mandato, no pudo contener a la tropa oficialista para apoyar a la fórmula a gobernador y vice casista.

En un encuentro en la Cámara de Diputados, el mismísimo presidente de la bancada mayoritaria, Hugo Páez, fue el gran ausente de la convocatoria de Olima y envió un claro mensaje al gobierno provincial que termina el 10 de diciembre.

El cimbronazo que significó el armado de la oferta electoral provocó que una de las piezas claves de la gobernabilidad fuera afectada por la interna entre Casas y el diputado nacional Luis Beder Herrera, que busca volver a la Casa de Gobierno.

Ricardo Quintela se encontró con un grupo de legisladores que la dieron su apoyo político, mientras que otros lo harán a Beder Herrera en una reunión en la localidad de Patquía.

Olima también sintió en carne propia el vacío de poder que se da cuando un proyecto de gobierno tiene fecha de salida, lo mismo que pasa con el presidente Mauricio Macri.

La Legislatura todavía tiene agenda hasta casi final de año, como la sanción de la ley de presupuesto y la norma impositiva, por lo cual no se puede hacer el distraído que la ebullición del peronismo llegó a uno de los poderes del Estado.

Páez y otros legisladores criticaron la decisión de Casas por el armado de la lista, ya que -según ellos- no era lo que había manifestado el gobernador en encuentros no públicos.

Muchos de los legisladores ausentes se habían sumado a la agrupación casista Talampaya, que respondía a la intendenta de Arauco, Florencia López.