Un candidato a intendente con propuestas realizables: Bosetti

En los últimos años el marketing copó la administración de Mauricio Macri con el final que viven todos los argentinos.

En La Rioja y específicamente en el principal departamento, Capital, el macrismo todavía no definió quien será que buscará la Intendencia, aunque saldría Inés Brizuela y Doria; mientras que el gobernador Sergio Casas bendijo a Teresita Madera y desencadenó otra interna, ya que no puede llevar colectoras.

Y además está Miguel Ángel Asís pero lo puede bajar el propio gobernador.

Y también está el vicegobernador Néstor Bosetti, hoy aliado a Luis Beder Herrera, que espera la decisión final de Alberto Paredes Urquiza.

Bosetti focalizó su esfuerzo político en la Capital, donde está más del 60% de votos, y lanzó una fuerte campaña de propuestas realizables para una ciudad que creció en la época kirchnerista, aunque cueste reconocerlo. Durante el período de Macri no hubo obras de envergaduras en la ciudad.

El titular del Poder Legislativo, en los papeles, fue director de la gestión de Luis María Agost Carreño y luego fue el responsable del Ministerio de Obras Públicas de Beder Herrera, con quien hace proselitismo en los barrios.

Puso acento en un plan de mejoramiento en la ciudad, siendo la capital de una provincia y la propuesta es ordenar la transitabilidad con una inversión estatal.

Claro está en los últimos tiempos políticos, el intendente se peleó o viceversa con el mandatario provincial de turno en una administración municipal sobrepoblada por el paso de otros intendentes.

Bosetti llega como candidato a intendente lanzado frente a sus contrincantes que todavía esperan la bendición o el financiamiento para salir a los barrios, ya que el temor del oficialismo gobernante es no poder dar respuesta a las altas demandas sociales.