A media semana: El candidato a gobernador que gane, asume el 27 de octubre

En la política riojana nadie esperará al 10 de diciembre cuando el casismo deje el poder en la Casa de Gobierno.

Los tiempos se anticiparán por una cuestión lógica: el gobernador Sergio Casas deberá preparar las maletas para alquilar un departamento en Capital Federal, ya que tendrá que asumir como diputado nacional.

El quintelismo querrá saber antes de diciembre cómo están las cuentas de la provincia porque el fin de año será complicado en todo el país y el Estado tiene como horizonte el pago de salarios con la Quincenita incluida y el medio aguinaldo, y los duros meses de verano para que no se produzcan enojos sociales.

Ricardo Quintela, en caso de vencer el 27 de octubre, buscará que el actual gobernador le entregue ese día la llave de la Casa de Gobierno para conocer el mundo de la administración pública.

Hoy Casas cuenta con dos soldados de la causa en áreas claves: Jorge Quintero en Hacienda y Griselda Herrera en Gobernación.

Julio Martínez, si gana el último domingo de octubre, querrá más que Quintela: poner al funcionarato casista en autos.

Sin la aprobación de las rendiciones de cuentas, estarán a tiro de un futuro complicado en materia judicial.

El radical aspira a llegar a la gobernación desde el mismo día que logró una banca en la Legislatura, en 1999. Tiene un equipo económico vinculado a la vitivinicultura de Chilecito para que abra la caja de Pandora del Ministerio de Hacienda.

Luis Beder Herrera, si las urnas le sonríen, querrá saludar desde el balcón de la Casa de Gobierno, que conoce desde hace años.

Hoy lejos del corazón de Sergio Casas, buscará el regreso de Ricardo Guerra a las oficinas de Hacienda para garantizar tener un fin de año y un inicio del 2020 en paz.

Quintela, Martínez y Beder Herrera se puede decir que piensan lo mismo, aunque se hablen por terceros.

Muchos funcionarios de la actual administración gubernamental respiran que sus cargos no estarán garantizados hasta el 10 de diciembre sino que la fecha de caducidad es el mismo domingo de las elecciones provinciales.

Hay muchos juegos internos en la Casa de Gobierno, como en el Palacio de Judicial y la Cámara de Diputados, y en el Tribunal de Cuentas, para nombrar solo algunos (empresas estatales también).

Todos ven el final del túnel, cuyo sol será quintelista, macrista o bederista.

La mayoría será desempleado porque la disputa del poder dejará heridos y muchos sin cargos por una cuestión lógica: no son tiempos para tibios.