La desaparición del grupo Talampaya, la nave insignia del casismo

El grupo Talampaya había nacido en el Paseo Cultural Castro Barros conformado por intendentes, diputados y funcionarios del gobierno de Sergio Casas.

Fue el puntapié inicial de la precandidatura a gobernadora de la intendenta de Arauco, Florencia López.

El armado político se entendió como la continuidad del casismo en el gobierno, ya que López tenía el primer lugar en la lista. Sin embargo, no pasó lo que se ideó el día de la fotografía en las escalinatas de la ex escuela Normal.

Para el casismo puro fue un disgusto que López no haya sido la elegida por el gobernador y el mensaje llegó a través de las colectoras, ya que la mayoría de sus integrantes son los grandes ausentes.

De ese grupo solo seguirían con vida política los que son suplentes de los diputados Ricardo Quintela, Teresita Madera y Gabriela Amoroso, en caso de vencer en las elecciones del 27 de octubre.

Hasta Juan Luna Corzo no pudo lograr un lugar en las listas, a pesar que sus carteles siguen en la vía pública con la promoción de su candidatura a intendente, que no fue.

Se trata de una situación extraña de todo ese conglomerado que sabía reunirse en el Ministerio de Infraestructura de Juan Velardez, quien tendría vida política más allá del 10 de diciembre, ya que es suplente en la lista de diputados provinciales (de los que hoy son candidatos).

López, el rostro del grupo Talampaya, cedió su espacio para acompañar a Quintela y así se apagó el sueño de la continuidad del casismo en el poder de la provincia.