Reapareció Puy Soria con el protagonismo de Teresita Quintela con su hermano como candidato a gobernador

Duró cinco días la ausencia en las redes de Ariel Puy Soria, secretario de Relaciones Institucionales, tras que un coro casista dejó trascender que le habían pedido que bajara su exposición mediática.

Puy Soria es el corazón político de Ricardo Quintela como candidato a gobernador y reapareció junto a dirigentes de Arauco, la tierra de Florencia López.

El operador político del pos casismo lo hizo junto a la ex senadora nacional Teresita Quintela, la hermana del candidato a mandatario provincial del espacio que lidera el gobernador Sergio Casas.

La hermana de Quintela también había ocupado el Ministerio de Desarrollo Social en la administración de Ángel Maza.

Puy Soria fue el único que defendió la candidatura quintelista y luego intendentes y diputados avalaron públicamente la bendición de Casas por las elecciones provinciales del 27 de octubre.

El secretario es la principal cabeza del proyecto Q, con llegada a Casas.

El quintelismo además alquiló un piso de un nuevo edificio ubicado en la avenida Rivadavia, a metros del comercio Papa Grande, donde en la noche del miércoles el secretario de Derechos Humanos, Délfor Brizuela, esperaba ser atendido en el ingreso.

Mientras tanto, Quintela criticó y responsabilizó al macrismo por la crisis y aseguró que de ser gobernador aplicaría inmediatamente la política de emergencia alimentaria.

Al ser consultado sobre el pedido de emergencia alimentaria por parte de la iglesia y algunos legisladores, Quintela planteó que será parte de sus políticas de gobierno. “La emergencia alimentaria sería lo primero que aplicaría en nuestra provincia”, enfatizó.

En ese sentido, dijo que “esto es parte del desarrollo de la economía y es lo que plantean los candidatos del Frente de Todos a nivel nacional y provincial, contrario a lo que hicieron quienes nos gobiernan en la actualidad”.

Dijo que como gobernador profundizaría los microcréditos a emprendedores, al igual que el gobernador, a quién le tocó atravesar la etapa más dura del país, “con un gobierno que no hizo lo que prometió, con el agravante que endeudó a la República Argentina como nunca se vio, en tres años y medio la endeudó con cifras siderales y por varias generaciones”.