El doble juego de la dirigencia del PJ: Se sacan fotos con Quintela y hablan con Beder Herrera

En el peronismo nada es color de rosa. Existe mucho descontento subterráneo por la forma de encarar la campaña y hay temor que se pierda el gobierno provincial por las dos ofertas electorales que dividen el voto del partido gobernante.

Hay mucho diálogo entre importantes referentes y todos coinciden que caminan hacia el precipicio en esta locura que quedó inmersa el justicialismo riojano.

Con trascendidos de encuestas de un lado y otro, el senador nacional radical Julio Martínez saca una tajada limpia en la pelea por el poder rumbo a las elecciones provinciales.

Los intendentes recibieron un mensaje desde la Casa de Gobierno con la baja de la coparticipación municipal. Se argumenta desde el Palacio de Hacienda que también se redujo el ingreso de recursos nacionales.

En tanto, la jefatura de campaña de Ricardo Quintela solo maneja Twitter y el set de selfie, ya que el poder real sigue en manos del gobernador Sergio Casas, a través de la secretaria general de la Gobernación, Griselda Herrera, candidata a diputada provincial en Chilecito.

Casas, que será candidato a diputado nacional, mantiene su estilo de gobernar y sigue como principal prioridad el pago de salarios. Por este motivo, el armado de decenas de colectoras ilusionadas con el financiamiento estatal se desvanece a la salida del Tribunal Electoral provincial.

En ese marco, la dirigencia riojana también hace su juego, ya que se saca fotos con Quintela, el candidato de la caja, y también habla con Beder Herrera, el que los conoce a todos.

Este viernes trascendió un diálogo del diputado Juan Urbano que gritaba por Beder Herrera y luego estaba reunido con Quintela.

Con un horizonte complicado para el peronismo, sus referentes buscan estar bien en los dos sectores y quizás otros hablan también con Martínez por las dudas.