Quintela: “No tengo una relación cotidiana” con Cristina

El diputado provincial y candidato a gobernador por el oficialismo, Ricardo Quintela, dijo que “no tengo una relación cotidiana” con la senadora nacional y candidata a vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En declaraciones a Ámbito Financiero, Quintela recordó que “lo que hubo fue una propuesta de Beder Herrera, que me la hizo a mí. Él quería que yo fuera de candidato a gobernador y él de vicegobernador”.

El ex intendente capitalino buscará el domingo suceder a Sergio Casas, quien bendijo su postulación. Enfrentará al radical Julio Martínez, pero también al ex mandatario peronista Luis Beder Herrera.

Ricardo Quintela: Muy positivas, estamos en la culminación de un proceso electoral donde se lleva a cabo una campaña limpia, transparente, cargada de propuestas. Hay que recuperar la fe y la esperanza de la gente. Tuvimos una respuesta muy positiva de la sociedad riojana. En particular, en el interior hemos sido recibidos con mucho cariño y hospitalidad. Las convocatorias siempre fueron masivas. Tenemos confianza y tranquilidad.

P.: ¿Los beneficia la elección unificada con la nacional?

R.Q.: Nos beneficia en varios aspectos. Primero, hacemos una sola elección para que la gente decida en el orden nacional, provincial y municipal. También nos significa un ahorro financiero. Y hay más tiempo para planificar las dos propuestas y los dos modelos que se ponen en juego en la Argentina y que tienen repercusión en la provincia.

P.: No se logró la unidad PJ con Beder Herrera, ¿se buscó?

R.Q.: Lo que hubo fue una propuesta de Beder Herrera, que me la hizo a mí. Él quería que yo fuera de candidato a gobernador y él de vicegobernador. Yo le dije que no. Primero, porque creo que hay un tiempo que se agota en la dirigencia política. Le dije que era momento de conjugar experiencia con juventud. Beder Herrera y yo tenemos una experiencia similar, por lo tanto necesitábamos una mujer joven, que empujara, con inteligencia y que haya desarrollado una gestión. Por eso convocamos a Florencia López como compañera de fórmula. En concreto, yo no quería ser el candidato de una fracción del peronismo. Quería ser el candidato del Frente de Todos, que incluye al movimiento justicialista, pero también a otros partidos, movimientos, ONG, asociaciones civiles que pertenecen al campo popular y con los cuales hemos constituido el Frente.

P.: ¿Cuáles serán los desafíos de su eventual gestión?

R.Q.: Combatir los problemas que aquejan a nuestra sociedad: el hambre, el desempleo, la imposibilidad de alcanzar una vivienda digna o de cumplir con compromisos primarios, como pagar las tarifas energéticas. Tenemos políticas claras. No sólo queremos hambre cero, sino que queremos hambre cero pero con alimentación adecuada. Tenemos políticas de emergencia laboral que permitan a jóvenes acceder a su primer empleo. Lo mismo para jóvenes profesionales sin trabajo. También llevaremos adelante el plan Volver a trabajar, para aquellas personas que han perdido su puesto de trabajo producto de la situación económica del país. Que lo recuperen, porque se ha invertido en su capacitación. Son programas de emergencia que tienden a contener rápidamente a un sector de la sociedad que está muy castigado. Hay mucha gente que está mal. También hay que atender el cuadro tarifario, desdolarizarlo y retrotraerlo a junio del año pasado.

P.: ¿Cuál es su propuesta en seguridad?

R.Q.: Tenemos dos componentes. El sistema tradicional, donde hay que preparar, capacitar, equipar a las fuerzas de seguridad. Pero también estamos trabajando en un sistema de cámaras, que el ciudadano se sienta tranquilo, que sepa que va a estar resguardado. Pero fundamentalmente hay que incluir a los sectores que están excluidos. Cuanta más exclusión, mayor cantidad de conflictos sociales y delitos. Es un campo fértil además para el narcomenudeo y el narcotráfico. A medida que esa exclusión se reduzca, la seguridad será más eficiente.

P.: ¿En qué otras áreas hará hincapié en caso de ser gobernador?

R.Q.: En Salud Pública, donde proponemos la descentralización operativa y el fortalecimiento de los centros regionales. Necesitamos fortalecer las cabeceras que concentran cuatro o cinco departamentos, con los insumos y el equipamiento adecuado. Y con los profesionales que se requieren para atender todos los niveles. Si hace falta trasladar a un paciente a la capital o incluso a otra provincia por la complejidad, se lo trasladará. Pero tenemos que cumplir con los pasos protocolares y dar respuesta en cada región. En Educación queremos que los chicos accedan a un servicio moderno, que tiene que ver con la incorporación del nuevo método de enseñanza y de aprendizaje, vinculado a internet. Queremos nuevamente la computadora para los chicos, instalar las tecnicaturas en las escuelas. Tienen que proliferar las escuelas técnicas en la provincia y de ser posible, también en la Argentina. Para que los chicos que no van a ir a la universidad ni a un terciario puedan aprender un oficio. En Justicia, proyectamos ampliar el cuerpo de fiscales, que son pocos. Y ampliar también la cantidad de jueces de primera instancia así como incorporar el sistema de mediación, para evitar que se sobrecargue a los distintos foros. Además, queremos crear el Ministerio de Cultura y Turismo, la Secretaría de Vivienda y Habitat Urbano y la Secretaría de Energía. Y apuntamos a que la gente tome conciencia de lo que significa el agua para los riojanos, con lo cual hay en carpeta un Ministerio del Agua, que se encargará de buscar el agua, captarla y conducirla a los lugares que se requieran, para el consumo humano, animal y el desarrollo productivo.

P.: ¿Cuál es la situación económica de la provincia?

R.Q.: No es fácil. El equilibrio financiero y económico que hizo el gobernador Casas es excelente, pero no podemos cubrir muchas de las necesidades y demandas de nuestra sociedad. Necesitamos resolver la política laboral, habitacional, energética, tarifas o el hambre cero. Se requieren recursos que la provincia hoy no tiene. Estamos entusiasmados con el virtuosismo del consumo que plantea Alberto Fernández y el arranque del sistema productivo. La conjunción de ambos significará empleo y eso permitirá mejorar la calidad de vida de la gente.

P.: ¿Cuál es su relación con Alberto Fernández?

R.Q.: Tengo una excelente relación. Desde hace mucho tiempo. De cuando yo era intendente de la capital y él, jefe de Gabinete, hasta 2007. Colaboró mucho en mi gestión. Él apoyó mi candidatura. Ahora tomamos contacto y compartimos el acto del 17 de octubre. Tuvimos una conversación y también hicimos un spot publicitario.

P.: ¿Y con Cristina?

R.Q.: No tengo una relación cotidiana. Sí cuando ambos fuimos diputados. A ella se la notaba como una mujer con carácter, de valores, principios y convicciones firmes. Sostenía sus definiciones con la fortaleza que conocemos. Tengo hacia ella afecto, respeto y admiración. Considero que es una de las líderes más importantes del mundo. No sólo por su capacidad o por sus exposiciones en distintos organismos multilaterales, sino también por su visión geopolítica. También por su defensa de las mayorías populares.

P.: Todos los años negocian con Nación por el punto coparticipación perdido, ¿hay solución de fondo?

R.Q.: Sí, discutir una nueva ley de coparticipación, pero se requiere de la voluntad de los 24 gobernadores. Como es muy difícil, se busca que se compense lo que se ha perdido desde 1988 a la fecha. Nunca la compensación se equiparó con el punto de coparticipación. Hay que luchar por una reparación, que a La Rioja se le devuelva lo que se le ha sustraído. Mientras tanto, hay que buscar que los recursos equivalentes se incorporen al Presupuesto nacional de forma automática.