Un testigo en el juicio a Milani afirmó que accedió a un informe de inteligencia sobre Ledo

Un testigo que declaró hoy en el juicio que se sigue contra el ex jefe de Ejército Cesar Milani por la desaparición del soldado Alberto Ledo contó que accedió a un informe de inteligencia que indicaba que el conscripto pertenecía al Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y tenía actividad gremial en la Universidad Nacional de Tucumán.

Julio Domingo Romero, subsecretario de Tránsito y Transporte de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, reveló ante el Tribunal Oral Federal de Tucumán que integran los jueces Gabriel Casas, Carlos Jiménez Montilla y Enrique Lilljedhal, que en el año 2010 hizo una presentación ante la Justicia de la provincia.

El testigo explicó que “esa documentación era de un trabajo realizado por un grupo de inteligencia, a finales de 1975, que tenía identificado a distintos ciudadanos como Antonio Guerrero, Alicia Noli (ahora jueza federal), Liliana Vitar (actualmente presidenta de la Cámara de Apelaciones), el Dr. Rossi ( fue presidente del Sistema de Salud Provincial)”.

También, dijo, estaban en la lista, “Guillermo Vargas Aignasse (fue senador), Dardo Molina (vicegobernador), que después desaparecieron y sus restos fueron hallados en el Pozo de Vargas.

En esa nómina figuraba Alberto Ledo, quien estaba identificado como integrante de el PRT, y era descripto como “representante gremial de la facultad Filosofía y Letras de Tucumán”, indicó Romero ante los magistrados.

“En ese expediente estaba el desarrollo de todas las actividades que en aquel momento consideraban subversivas, como funcionaban las estructuras y los nombres de personas (civiles) que habían muerto en supuestos enfrentamientos”, relató el declarante.

Al encontrarse con esa información, Romero solicitó, en su calidad de funcionario, que los datos “se cruzaran” con el material reunido por la Conadep y la Comisión Bicameral de Derechos Humanos que se creó en la provincia.

Esta Comisión del Poder Legislativo de Tucumán tenía, entre otros objetivos, determinar si los restos hallados en el Pozo de Vargas y en la fosa del Cementerio del Norte pertenecían a víctimas del terrorismo de Estado.

“Cuando Ledo ingresó en el servicio militar ya estaba identificado e incluso se conocía sobre su militancia en el PRT”, agregó.

Al momento de la desaparición de Ledo, Milani era subteniente destacado en el Batallón de Ingenieros 141 con asiento en La Rioja, y en junio parte de esa unidad se trasladó a Tucumán con el propósito de cumplir una comisión en la localidad de Monteros, ubicada en esa provincia.

El juicio tiene como uno de los imputados a Milani, quien fue jefe del Ejército de 2013 a 2015, en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

El general en retiro efectivo está acusado de cometer los delitos de encubrimiento y falsificación ideológica del instrumento público, por haber confeccionado el acta de deserción de Ledo.

El otro acusado es el ex capitán Esteban Sanguinetti, que tenía a cargo la compañía en la que revistaba Ledo y es juzgado por homicidio calificado y privación ilegítima de la libertad de Ledo.