La querella que representa a la familia Ledo recusó a dos de los magistrados que juzgan a Milani

La querella que representa a la familia del soldado Alberto Ledo, por cuya desaparición es juzgado el ex jefe del Ejército César Milani, presentó hoy la recusación de dos jueces que integran el Tribunal Oral Federal de Tucumán por entender que actúan con “parcialidad manifiesta” para con el militar retirado.

Se trata de los jueces Gabriel Casas y Carlos Gabriel Casas, Carlos Enrique Jiménez Montilla, quienes ya habían sido objetados por los representantes de esta querella antes del inicio de este juicio, en disconformidad con fallos que habían dictado en otros procesos de lesa humanidad.

En tanto que el juez Enrique Lilljedahl, quien se desempeña en este debate como subrogante, quedó al margen de esta presentación que ahora deberá ser resuelta por la Cámara Federal de Casación Penal.

“Recusamos a estos jueces por entender que tienen un comportamiento que favorece a Milani. Estos jueces se han negado a incorporar prueba a pedido de las querellas y sumar nuevos testimonios contra los argumentos que presenta en las audiencias”, señaló en diálogo con Télam la abogada Viviana Reinoso, integrante del equipo legal que patrocina a los Ledo.

En concreto, la letrada se refiere a las declaraciones que ofrecieron distintos testigos a lo largo de este juicio y al testimonio de la cuñada de Milani, Clara Waite, quien declaró ante el Tribunal que en su familia “se sabía” que el militar había matado al soldado Alberto Ledo”.

Waite contó que su padre, Manuel Alberto Waite Figueroa, falleció hace casi 34 años, le contó en su lecho de muerte la implicación de Milani (al mando del Ejército durante la presidencia de Cristina Fernández) con este hecho y que el represor Luciano Benjamín Menéndez intervino para que el oficial no compareciera ante la Justicia por este caso.

Durante la declaración de Waite, el juez Casas vetó varias preguntas de las querellas por entender que “alteraban la plataforma fáctica del proceso”.

Ahora, ante este pedido, la Cámara de Casación deberá sortear jueces para que se conforme un Tribunal que se expida sobre esta cuestión.

Si no hay una decisión para el jueves de la próxima semana, cuando estaba prevista la reanudación de las audiencias, el juicio podría entrar en una etapa de suspensión.

Ledo, nacido en La Rioja y estudiante de la Carrera de Historia, desapareció en junio de 1976 en la localidad de Monteros, donde se encontraba de comisión con una compañía del Batallón 141, la unidad en la cual cumplía el Servicio Militar Obligatoria.

El conscripto desapareció cuando realizaba un patrullaje a las órdenes del capitán Esteban Sanguinetti, que en este juicio está acusado de ser el presunto responsable del secuestro y el asesinato de Ledo.

Por su parte, Milani, quien al momento de los hechos se desempeñaba como subteniente, está acusado en este juicio de haber falsificado el acta de deserción de Ledo, y por eso se le imputan los delitos de falsedad ideológica y encubrimiento agravado.