Para Graciela Ledo, la declaración de un testigo prueba que su hermano fue secuestrado

Graciela Ledo, hermana del soldado Alberto Ledo por cuya desaparición es juzgado el ex jefe del Ejército César Milani, consideró hoy que tras la declaración del testigo Osvaldo Pérez quedó acreditado que el conscripto “no desertó” y que “fue secuestrado por el Ejército.

“Lo importante del testimonio que brindó ayer este testigo confirma que Alberto (Ledo) estuvo secuestrado en el Centro Calndestino de Detención de Arsenales. La versión de la deserción es falsa porque el Ejército lo secuestró”, señaló Graciela Ledo en declaraciones a Télam.

Ayer, en la reanudación del juicio que se sigue por la desaparición de Ledo, brindó su testimonio Osvaldo Pérez, ex militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) que conoció a la víctima cuando ambos compartían actividades políticas en la Universidad de Tucumán.

Pérez aseguró que vio a Ledo en el centro clandestino de Arsenales, ubicado en las afueras de la capital provincial, y dijo que se encontraba con un notorio deterioro físico a raíz de la tortura que había recibido.

De esta forma, este testigo amplió las declaraciones que brindó en los juicios de lesa humanidad de Arsenales y Operativo Independencia, en los cuales había dejado constancia sobre el cautiverio de Ledo antes de su desaparición.

“Para nosotros es una declaración que no exculpa a los acusados. Es claro que Alberto resultó secuestrado y luego trasladado a varios centros clandestinos hasta terminar en Arsenales”, señaló la hermana de la víctima.

Milani, ex jefe del Ejército durante parte de la segunda presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, es acusado, en este juicio que se desarrolla en Tucumán, de estar implicado en la desaparición de Ledo junto con el ex capitán Esteban Sanguinetti.

Ledo, oriundo de La Rioja, estudiante de Historia, y militante de la Juventud Guevarista, despareció en junio de 1976 cuando hacía el servicio militar en el batallón 141, que por entonces se encontraba destacado en la localidad de Monteros, en Tucumán.

El soldado salió de patrulla junto a Sanguinetti y no volvió a ser visto con vida y el oficial denunció que había desertado, y Milani, por entonces subteniente, confeccionó una acta por abandono de servicio.

En consecuencia, Sanguinetti está imputado por secuestro y asesinato, y el ex jefe del Ejército es acusado por falsedad ideológica y falsificación de documento público.

“Hubo en este juicio varios testigos que declararon que Ledo era objeto de un seguimiento de inteligencia por sus actividades políticas. Esa era información que el Ejército conocía cuando lo incorporó a sus filas. La declaración de Pérez de ayer, no alivia las situaciones de Milani y Sanguinetti”, sostuvo el abogado Pablo Gargiulo, querellante de la Secretaría de Derechos Humanos en este proceso.

Las audiencias de este juicio, que está cargo del Tribunal Oral Federal de Tucumán, seguirán entre el jueves 21 y se extenderán hasta el viernes 22, según informaron fuentes allegadas a las querellas.