La extraña relación entre el gobernador y el vicegobernador

Publicado por

Si existe la antipolítica, esa está en La Rioja. Es decir, no entender como son las relaciones humanas vinculadas a la política. Por lo menos, así se da entre el titular de la Casa de Gobierno y el presidente de la Legislatura.

Sergio Casas es el gobernador riojano y cuenta con un equipo de gobierno; y Néstor Bosetti es el vicegobernador, hoy está sin poder dentro de la Cámara de Diputados por una pelea con el bloque de diputados peronistas. Ambos son socios hasta el 10 de diciembre de 2019 en un escenario que casi nadie entiende.

Do2jTxOX0AIlWIG

Bosetti critica a diestra y siniestra a los funcionarios de Casas, y eso lleva a un distanciamiento que luego termina con una cena en la Fundación del club River Plate, que provocó la aclaración sobre un video de una subasta. Fue el final de uno de los tantos capítulos de una “tortuosa” novela política.

El vicegobernador pidió la renuncia de la ministra de Salud, Judit Díaz Bazán, para luego el propio gobernador participara de un acto con la radical, con el fin de dejar un mensaje de respaldo.

El titular del Poder Legislativo afirmó que el jefe del Gobierno no intentará buscar su reelección, mientras que el casismo diseña una estrategia para modificar la Constitución o establecer jurisprudencia sobre su continuidad.

Bosetti dijo que extrañaba la forma de gobernar de Luis Beder Herrera, al reconocer que mejoró la relación con el ex gobernador, luego que Casas asumiera como presidente del Partido Justicialista y echara a los bederistas del gobierno.

El ex ministro de Infraestructura apuntó con todos sus cañones mediáticos al secretario de Relaciones Institucionales, Ariel Puy Soria, para que posteriormente Casas esté con el chileciteño en el despacho del ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Bosetti denunció -previamente de duras críticas- a la vicepresidenta de la Legislatura, Adriana Olima, por usurpación de cargo, y luego Casas no se despegó de ningún acto con la diputada por Famatina.

El presidente de la Legislatura valoró el reclamo de la oposición por los recursos, al fotografiarse con Cambiemos y el intendente Alberto Paredes Urquiza, para que luego Casas afirmara que no hay fondos y todo depende de la Nación.

Así se podría estar horas detallando hechos que han sucedido desde el 10 de diciembre de 2015 hasta la fecha.

Por eso, es una relación extraña que no entienden los casistas, bederistas, paredistas, radicales, macristas y mucho menos la sociedad.