El descreimiento social en los sondeos: todos con imagen negativa superior al 50%

Publicado por

Ricardo Quintela leyó la realidad y la puso de manifiesto en una disertación en el Paseo Cultural sobre “Pobreza: duele e impacta pero no sorprende” donde se refirió a su experiencia personal y política.

El diputado provincial dijo que “la pobreza no es sólo estadística, no es sólo material, la principal pobreza está arraigada en la ausencia moral y espiritual fundamentalmente de quienes la gente deposita su confianza para que le resuelva sus problemas”

El ex intendente habló sobre que “la gente deposita su confianza”. En base a ello, el Justicialismo, Cambiemos y Encuentro por La Rioja están afectados por la falta de confianza de la comunidad.

Julio Martínez, senador nacional, aseguró por Radio Fénix que estaba bien en las encuestas. No es así, puede ser el mejor de las peores notas en los trabajos sociales realizados en la provincia.

El radical está mejor en la clase media de la ciudad capital (esa que es proveedora del gobierno peronista), pero en el interior no es la misma fotografía, ni en su Chilecito natal.

En Casa de Gobierno, a través del ministro de Producción Fernando Rejal y del secretario general de la Gobernación Gastón Mercado Luna, se hacen encuestas.

Otro amante de la opinión de la gente es el ex gobernador Luis Beder Herrera. En su teléfono personal tiene el último trabajo realizado y la imagen negativa de los dirigentes políticos riojanos está por encima del 50%. Están medidos el gobernador Sergio Casas y el vicegobernador Néstor Bosetti, como el intendente Alberto Paredes Urquiza y los senadores Martínez e Inés Brizuela y Doria, y el propio Beder Herrera.

En sectores humildes de la Capital, que habían votado a Macri, hoy Cristina lo supera ampliamente.

La imagen negativa de todos está en la franja entre 74% (que no es Beder Herrera como muchos suponen) y el 50% (que está Martínez allí).

Por la historia electoral de La Rioja, las elecciones por la Gobernación distan de las legislativas, ya que en la primera se juegan muchas variables, como lo que nadie toma en cuenta: la tranquilidad del pago de haberes. El cambio del humor social por el bono de $10 mil es notable en las calles de la ciudad.

Tres sondeos de empresas reconocidas (una clásica con un trabajo de campo) destaca el descreimiento de la sociedad riojana hacia la política actual. Por ejemplo, la expectativa que creó Macri en el 2015 en los sectores más humildes se esfumó en menos de tres años (allí la mayoría votaría a cualquier otro, a raíz del enojo).

Hasta no está instalado un rechazo a la posibilidad de una reelección de Casas (quizás no esté en la agenda de la gente).

Hace un año y medio atrás no era la misma situación. El principal afectado con la caída de su imagen es Martínez. En el 2016, el peronismo (en sus distintas líneas) estaba condenado a muerte en La Rioja, hoy es un final abierto.

Hay que recordar que luego de la destitución del ex gobernador Ángel Maza, Beder Herrera tenía una imagen negativa del 80% en el 2006. Luego de cuatro años, ganó con el 64% de los votos en el 2011 con una alta participación electoral de los riojanos (jugó mucho la mejora de los salarios, especialmente de los docentes).

Por eso, con los números que son discutibles, aunque son una fotografía del momento, están todos en la misma situación: tendrán que trabajar muchísimo para convencer a los riojanos para que los acompañe con su voto.