Divide y reinarás macrista: Peña mima a Martínez y Frigerio a Paredes Urquiza

Publicado por

Cuando llegó Mauricio Macri a la Presidencia todos suponían que sería un éxito en materia económica y un fracaso en la cuestión política. Se dio todo lo contrario.

El divide y reinarás aplicado por el peronismo riojano lo copió la Casa Rosada en La Rioja. Julio Martínez, senador nacional, asegura ser el candidato a Macri, ya que se lo dice el jefe de Gabinete Marcos Peña; y con el viajero Alberto Paredes Urquiza, intendente, sucede algo parecido, ya que lo fogonea el ministro del Interior Rogelio Frigerio.

Sin embargo, ese juego no le cae en simpatía al radicalismo y por eso, pide definiciones concretas de cara a las elecciones del año que viene. Hasta la ex senadora Teresita Luna desafía a Martínez para que vaya a una interna con Paredes Urquiza.

“Vamos a apoyar a los candidatos de Cambiemos en todos los distritos”, se comprometió Marcos Peña una vez que habían pasado los chorizos y las mollejas, y quedaba el vacío, la entraña y ensaladas regadas con malbec.

Peña cenó con los integrantes de la mesa chica del presidente y referentes del radicalismo que se extendió hasta la medianoche en Don Julio, la parrilla que recuperó notoriedad con el paso de Angela Merkel durante la cumbre del G20.

Los aliados venían insistiendo con un reclamo: que en las provincias en poder del PJ o partidos provinciales el macrismo no priorice los acuerdos con los oficialismos o dirigentes peronistas sobre los apoyos a integrantes de Cambiemos que buscarán dar pelea electoral.

“Que no perjudiquen a los nuestros, necesitamos definiciones claras”, habían advertido en la previa con la mirada en distritos como La Rioja, Entre Ríos y Santa Cruz.

 

Catarsis acuerdos y postergaciones en la cena entre macristas y radicales 05 12 2018 Clarín.com

 

En cuanto a las disputas provinciales entre candidatos de ambos espacios irán analizando en cada situación y se conformará una mesa para ese objetivo. El macrismo intenta evitar internas en los distritos sin primarias obligatorias, como en Córdoba, aunque los aliados apelan a una suerte de reglas de palabra fijadas en Cambiemos: que en teoría en las cinco gobernaciones propias define el mandatario, en el resto si hay una figura instalada no se pierde energías en discusiones y en las demás se resuelve por PASO, internas o encuestas. Coincidieron en apurar las definiciones en las más urgentes: La Pampa, San Juan, Entre Ríos y Santa Fe.

Según el Ministerio del Interior, las elecciones en La Rioja se harán en mayo y hoy Cambiemos no tiene un candidato lanzado. Aunque no lo oficializa, el peronismo se encolumna detrás del gobernador Sergio Casas, que será cuestionado judicialmente por la oposición.

 

La UCR y Pro activaron el armado electoral de las provincias en una parrilla palermitana LA NACION

El panorama electoral es complicado para Cambiemos por la interna propia de su sector, ya que el despacho de Frigerio quiere sumar al peronismo, y el socio de Macri, el radicalismo, no lo avala.

No obstante, con el calendario de los comicios pisando los talones de Cambiemos -muchos distritos adelantaron elecciones- los socios de la coalición de gobierno acordaron abrir una mesa de coordinación electoral para estudiar a fondo cada provincia y elegir si conviene apuntalar a un candidato único o ir a una interna.

Consultados sobre la posibilidad de sumar referentes que hoy estén ubicados fuera Cambiemos, respondieron desde Casa Rosada: “Desde 2015 que somos abiertos. Podemos ampliar la base de Cambiemos cuidando nuestra identidad y respetando nuestros valores y objetivos”.

En el radicalismo, sin embargo, pretenden ajustarse a un “acuerdo”. “Con el Presidente se había acordado que en las provincias donde gobierna Cambiemos, decide el gobernador; en las que no gobernamos, nos vamos a encolumnar detrás de la mejor figura, ya sea de Pro o de la UCR y que donde no hay figura, vamos a una interna o una PASO”, subrayaron cerca del partido después de la cena.