¿Cristina funcional a Macri?: fractura 5 provincias del PJ

El cuco de Cristina de Kirchner ahora no sólo inquieta la reelección de Mauricio Macri sino también la de los gobernadores PJ. La senadora de Unidad Ciudadana no les garantiza la victoria en 2019 pero los expone a una derrota al dividirles el electorado.

Paradójicamente, y a pesar de que repite ante cada dirigente que hará lo necesario para que Mauricio Macri no resulte reelecto, la ex presidente sería funcional a Cambiemos en más de una provincia.

Al menos 10 mandatarios provinciales del peronismo ya resolvieron que no atarán su futuro a la candidatura presidencial de la expresidente y se sumaron a Alternativa Federal, el frente que impulsan Juan Manuel Urtubey (Salta) y Juan Schiaretti (Córdoba).

En Casa Rosada están terminando de pulir el calendario de elecciones a gobernador en las provincias. Para despegarse de la disputa nacional, los gobernadores peronistas Sergio Casas (La Rioja), Domingo Peppo (Chaco), Mariano Arcioni (Chubut), Juan Manzur (Tucumán), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Uñac (San Juan) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego), entre otros, desdoblarán las elecciones para provincializar las campañas. En el Instituto Patria, el rechazo de los mandatarios a jugar para el kirchnerismo ya genera las primeras fracturas expuestas que la Casa Rosada buscará capitalizar en las urnas. Existen al menos cuatro provincias donde Cristina le plantará candidatos propios a los gobernadores en una disputa interna que dividirá el voto peronista en los territorios y terminará favoreciendo a los candidatos únicos de Cambiemos.

Tucumán es un leading case. Allí Juan Manzur, quien se sumó al armado del peronismo alternativo de Urtubey, Schiaretti, Sergio Massa y Miguel Pichetto, sufrirá la competencia de su antecesor, José Alperovich quien buscará recuperar el poder con la boleta de la cristinista Unidad Ciudadana. “Con 30% del electorado podemos ganarle la provincia al peronismo”, se entusiasman desde el Ministerio del Interior. Rogelio Frigerio viene de presentar a los precandidatos de Cambiemos: el peronista Domingo Amaya, el radical José Cano y el exministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay.

En Chubut la fractura expuesta del peronismo pone en riesgo la reelección de Mariano Arcioni quien sufre el asedio del intendente kirchnerista de Comdoro Rivadavia, Carlos Linares. “Chubut gana si estamos todos juntos”, advirtió en el último acto que compartió con Linares.

En San Juan, la gestión respalda a Sergio Uñac quien sin embargo también debe hacer equilibrio para evitar que el kirchnerismo le plante a José Luis Gioja como candidato a gobernador de Unidad Ciudadana por afuera del PJ. La fractura del electorado peronista también podría favorecer a Cambiemos. En la provincia cuyana el radicalismo apoyará la precandidatura a gobernador de Marcelo Orrego dentro de Cambiemos, frente que comparte con Producción y Trabajo, Actuar, el PRO, Dignidad Ciudadana y la Cruzada Renovadora. Eduardo Castro señaló que el partido que encabeza “no presentará” ningún precandidato a mandatario provincial para competir con Orrego y con Gustavo Fernández. A pesar de que Cambiemos irá con candidato único, los números de Uñac lo perfilan hacia la reelección. De acuerdo con el INDEC, la cifra más alta de desempleo se registró en el conglomerado Santa Rosa-Toay, en La Pampa, con 13,2%, por delante de Mar del Plata, 11,8%. En cambio, la cifra más baja se contabilizó en San Juan, con apenas un 2%.

En Entre Ríos se presenta un fenómeno similar. Gustavo Bordet buscará la reelección pero podría enfrentar la candidatura del kirchnerista Sergio Urribarri, una partición del caudal electoral del peronismo que revive las chances de Cambiemos en esa provincia a través del radical Atilio Benedetti y del macrista Alfredo de Angeli. El Chaco el peronismo padece el mismo karma. Domingo Peppo, también integrante del peronismo alternativo, debe enfrentar el tormento de Jorge Capitanich, el intendente de Resistencia que de la mano de Cristina buscará volver a la gobernación el próximo año.

Sin embargo, Cambiemos también padece sus propias internas. En Córdoba le sobran candidatos, justo una provincia donde no hay PASO. Por eso desde Interior evalúan la posibilidad de que los radicales Ramón Mestre, Mario Negri y el macrista Héctor Baldassi se sometan a una interna abierta no obligatoria para definir al candidato de unidad que enfrentará a Schiaretti, uno de los gobernadores más cercanos a la Casa Rosada.

Lo concreto es que con Buenos Aires y Jujuy, ambas gobernadas por Cambiemos, en duda; Salta, Formosa y la Ciudad de Buenos Aires, serían el año próximo los únicos distritos que unificarían las elecciones provinciales con las nacionales.