La construcción está en caída en La Rioja y empeoran las perspectivas

Publicado por

La comercialización de materiales para la construcción vive uno de sus momentos más preocupantes en lo que va de la década. Y las perspectivasde cara a un 2019 que recién comienza no pueden ser más desalentadoras.

Desde Construya indicaron que, dado el escenario de parate en las ventas, no faltan las compañías del rubro que ya comenzaron a tomar medidas para capear el mal momento. Si bien aclaran que todavía no se registran despidos, sí reconocen se produjeron suspensiones.

Los últimos reportes de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP) señalan que la venta de este insumo concluyó diciembre con una merma de 19,5 por ciento en comparación con igual mes de 2017. El acumulado de 2018, siempre de acuerdo a AFCP, se ubicó un 2,5 por ciento por debajo del año previo.

Según los números de AFCP, los despachos de cemento finalizaron diciembre con el peor ritmo de ventas de al menos los últimos cuatro años.

La baja se concentró mayormente en el interior de la Argentina. Catamarca (caída del 26%), San Luis (-16%), Jujuy (-15%-), Tucumán (-14%), Santa Cruz (-13%) y La Rioja (-13%) son las provincias donde más quedó en evidencia el escenario negativo.

La manera en que la actividad de la construcción cerró diciembre es otra prueba del mal momento que sufre la base del desarrollo inmobiliario. El último mes de 2018 concluyó con una caída del 7,5 por ciento, siendo esa la mayor contracción del año para un sector que sufrió un brusco freno por la caída de la demanda y el parate en el lanzamiento de nuevas iniciativas oficiales.

Más allá de estos datos puntuales, el inconveniente está en la perspectiva. En esa dirección, una encuesta realizada por Grupo Construya entre desarrolladores, constructoras, vendedores de insumo y arquitectos arrojó que casi el 80 por ciento de los consultados prevé un 2019 igual o peor que el año anterior.

Claro que hay una contracara a las complicaciones que enfrentan los empresarios del rubro por las elevadas tasas y la escapada de la divisa estadounidense. Y está dada por los particulares que atesoran dólares.