El patrimonio de Macri creció más del 51% en 2018: declaró bienes por más de 151 millones de pesos

El presidente Mauricio Macri presentó su declaración jurada correspondiente a 2018, de la cual se desprende que tuvo un crecimiento patrimonial superior al 51%, por encima de la inflación de ese año, al pasar de los casi 100 millones de pesos en 2017 a 151 millones.

   La declaración, que fue presentada ante la Oficina Anticorrupción (OA) que encabeza Laura Alonso, muestra que el jefe de Estado posee bienes por 151.688.684 millones de pesos, mientras que en 2017 había declarado 99.876.155 millones.

   Se trata de un incremento superior al 51%, lo que implica que en 2018 el jefe de Estado le ganó a la inflación, que fue del 47,6%.

   Una de las novedades de la nueva presentación es que en octubre de 2018 el Presidente compró dos bonos argentinos por valor de 94,2 millones de pesos: uno de 54.301.740 millones y otro de 39.916.800 millones.

   El incremento patrimonial de Macri se explica en parte por el incremento en la valuación de algunos de sus inmuebles (declaró tener siete), como el terreno de 33 mil metros cuadrados que posee en Maldonado, Uruguay, que tiene un valor de 15 millones de pesos mientras que en 2017 era poco más de 7 millones.

   Según la declaración, el Presidente posee otros seis inmuebles, todos en el país: el 25% de tres terrenos en Pilar por un valor de 880.486 pesos cada uno; un terreno en Tandil, de 776.515 pesos; otro en Pluma de Pato, Salta, por 4,6 millones de pesos y el 30% de un departamento con cochera en la Capital Federal, de 3,2 millones.

   También se aumentó, por efecto de la devaluación, el valor los 90 mil dólares en efecto que ya había declarado en 2017: en ese año representaban 1.669.410 de pesos y ahora declaró 3.375.000 de pesos.

   La declaración jurada del mandatario no incluye los bienes que puso en el fideicomiso “ciego” que armó en 2016 con el objetivo de mostrar transparencia en el ejercicio de la función pública, y de los cuales no podrá disponer hasta seis meses después de dejar su cargo.

   Al igual que en la presentación patrimonial de 2017, el jefe de Estado declaró no tener deudas.