Macri reúne a senadores y diputados de Cambiemos para mantener la cohesión de su tropa y alentarla para la campaña

El presidente Mauricio Macri recibirá este miércoles al interbloque de senadores nacionales del oficialismo y la semana próxima se reunirá con los diputados, con el fin de contener a los más golpeados por la derrota electoral e instarlos a trabajar en la campaña de cara a octubre.

Luego de la marcha de respaldo a su gobierno realizada el sábado pasado, el mandatario recibió una suerte de “inyección anímica”, según indican en su entorno, y subido a ese nuevo ímpetu trasladó un mensaje optimista a sus ministros en la reunión de Gabinete del último lunes y ahora hará lo mismo con los legisladores nacionales.

Fuentes del interbloque de Cambiemos en el Senado confirmaron a NA que los integrantes de la bancada que encabeza el radical Luis Naidenoff se reunirán a las 13:00 con Macri y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en la quinta de Olivos para compartir un almuerzo, al que también asistirá el candidato a vicepresidente y senador nacional Miguel Pichetto.

En tanto, el próximo martes a las 18:30 recibirá también en la residencia presidencial a la bancada de diputados nacionales que preside el radical Mario Negri, quien propuso a Peña la idea de realizar el encuentro.

El objetivo de ambos encuentros es instar a los legisladores a sumarse a trabajar por la “épica” de descontar la diferencia de 15 puntos que le sacó el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández en las primarias del 11 de agosto.

Tal como lo hizo el lunes con los ministros de su Gabinete, Macri bajará a los diputados y senadores el mensaje de que remontar la dura derrota de las elecciones primarias es difícil pero no imposible, y que para ello es necesario forzar un balotaje.

Las reuniones con los legisladores nacionales, según señalaron a Noticias Argentinas voceros de la bancada oficialista, serán también una oportunidad para tratar de “contener” a los dirigentes más golpeados por la derrota electoral de agosto.

En este sentido, remarcaron el objetivo de mantener cohesionada a la tropa legislativa y levantar la moral de cara a la campaña que comenzará oficialmente en septiembre para las elecciones presidenciales.

Y es que luego de la derrota electoral comenzaron a trascender enojos de dirigentes (especialmente radicales) que fueron derrotados en sus propios distritos y pases de factura entre diputados de la coalición oficialista.

Uno de los ejemplos más recientes fue el de Nicolás Massot, que se despachó contra el asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba.