Los errores propios del peronismo ponen a Martínez en un lugar expectante para octubre

El peronismo se encargó de cometer todos los errores en menos de un año con vistas a las elecciones provinciales del 27 de octubre.

El oficialismo no supo leer fríamente los números que arrojaron las elecciones PASO, donde el presidente Mauricio Macri obtuvo uno de los mejores porcentajes en las provincias.

Sí, La Rioja es una de las provincias con mejor performance en el mal trance que vivió el macrismo en todo el país. Claro está que se vio favorecido también el legislador no asumido y candidato a diputado nacional Felipe Álvarez.

Con un piso del 32% de Macri en la provincia y que no divide sus votos como el justicialismo en los comicios del 27 de octubre, el senador nacional Julio Martínez se ilusiona con superar los votos del presidente.

Con un estilo no confrontativo, bajo perfil y solo cumple con su tarea legislativa sin comprometerse más allá de sus posibilidades, el radical de Chilecito aparece en todos los sondeos con números respetables, especialmente porque el oficialismo está roto antes que se armara la oferta electoral.

Capital continúa siendo el bastión no peronista y que el radicalismo -hoy transformado en macrismo- sale mejor parado. Todo ese escenario también puede beneficiar a Inés Brizuela y Doria como candidata a intendenta.

Todas las peleas peronistas pasan por la Capital, sean o no los actores del departamento, y ese fogoneó permanente ha hecho mantener viva la esperanza a la oposición que representa a Macri, siendo uno de los peores cuatro años para el país y La Rioja.

Dentro de la estructura macristas están despedidos de fábricas que trabajan por Macri (una cuestión increíble), ya que no se sienten representados por el justicialismo.

Hoy la oposición sigue con el piso electoral del 32% que es lo único seguro que existe, ya que desde las PASO hasta la actualidad pasaron muchas cosas en el peronismo, entre ellas la ruptura de los votos que habían conseguido los Fernández.