Puy Soria se puso al hombro la campaña de Quintela y Madera en el último tramo en la Capital

Contra viento y marea, Ariel Puy Soria avanza hacia el 27 de octubre. El secretario de Relaciones Institucionales del gobierno de Sergio Casas quedó con la más difícil: coordinar la campaña electoral en el departamento Capital.

Instalado en el segundo piso de un edificio de la avenida Rivadavia, Puy Soria es quien organiza gran parte de la agenda política de Ricardo Quintela y Teresita Madera respectivamente.

Dentro del equipo de campaña del oficialismo no se viven buenos momentos, ya que además juega la interna que viene desde el 2015.

El secretario fue quien repatrió a intendentes y diputados enojados con la forma de gobernar de Casas y también es quien se amigó con Madera, candidata a intendenta en la Capital.

Es el jefe de campaña de Quintela y si el diputado llega a la gobernación, tendrá un cargo político dentro de la Casa de Gobierno, aunque Puy Soria dice que no le interesa.

Ver los movimientos del casismo siempre redundan en su persona, ya que los 600 funcionarios provinciales están alejados de comprometerse con el proyecto político que debería ser la continuidad de Casas.

Quintela es el candidato de Casas, como así también Florencia López, la intendenta arauqueña.

Dentro del oficialismo también se producen cimbronazos por la exposición mediática de su hijo, Facundo, que es segundo candidato a concejal en la lista oficial en la Capital. Cuenta con amplias chances de ingresar al Concejo Deliberante, pero el quintelismo puro se la hará difícil.

La campaña en el interior está bajo el mando de Griselda Herrera, secretaria general de la Gobernación.

Los horarios de trabajo de Puy Soria son de lunes a lunes de 7 a 1 de la madrugada. Es quien se “jugó” por Quintela para que desde una diputación provincial llegue a la gobernación de la provincia.

El gran objetivo es que el peronismo vote por la lista larga, que hoy está judicializada.