Se vienen 10 días de “salvesé quien pueda” y traiciones; el peronismo juega su poder

Las cartas están echadas sobre la mesa, ya no hay más especulaciones. El electorado se pondrá la semana entrante en modo “elecciones”. Hoy solo lo están unos 2.000 dirigentes que viven del Estado (nacional, provincial o municipal).

Aquí ya no hay más palabras porque el justicialismo arriesga más de lo que puede ganar. Su poderío está en riesgo por la división y especialmente por una pelea que de política se transformó en personal.

Intendentes toman nota de lo que pasa a nivel provincial. La mayoría son peronistas y muchos buscan seguir en sus respectivos mandatos, como el 50% de las bancas en la Legislatura, a donde no están en disputa las de Capital.

Julio Martínez olfateó la sangre peronista por la fricción entre las candidaturas de Ricardo Quintela y Luis Beder Herrera para hacer números que lo pueden dejar en la puerta de la Casa de Gobierno.

A pesar de la inmensidad de listas colectoras, hay pocas que llegarán al final, ya que no hay financiamiento en el peronismo. Por eso, el cruce de veredas de algunas colectoras y otras totalmente apagadas.

Está lanzado el operativo “salvesé quien pueda” que centra el pensamiento del justicialismo en cada uno de los departamentos. Aquí ya se juega el “cuero” de cada uno de los dirigentes y por ello, las traiciones están a la orden del día.

El gobierno de Sergio Casas dice estar tranquilo por los números de sus encuestas. Lo mismo sostienen Martínez y Beder Herrera.

La Capital es la tierra donde saldrá la mayoría de los votos para unos u otros sin distinción de color político.

En el principal departamento lo que convive en la dispersión de la oferta electoral peronista con Teresita Madera, Alberto Paredes Urquiza y Néstor Bosetti. Aquí también la radical Inés Brizuela y Doria espera el sangrado justicialista.

La famosa boleta larga es otra argumentación casista para defender su proyecto antes de conocerse los resultados de las urnas.

Lo que sí sobrevuela es la preocupación de viejos peronistas por lo que puede pasar el 27 de octubre.