Abogada de la querella de la familia Ledo reclamó “imparcialidad” en el juicio a Milani

La abogada Viviana Reinoso, integrante de la querella que representa a la familia del soldado Alberto Ledo en el juicio al ex jefe del Ejército César Milani, afirmó que tiene expectativas de lograr “una condena” en el proceso oral y público en Tucumán, pero reclamó a los magistrados del Tribunal que actúen “con imparcialidad”.

“Creemos que tenemos pruebas como para logar una condena y es lo que vamos a aportar durante este juicio. Tenemos expectativas de lograr una condena, pero queremos que haya justicia y un tribunal actúe con imparcialidad”, sostuvo Reinoso.

Viviana Reinoso, junto con sus colegas María Reinoso y Adriana Mercado Luna, forma parte de un equipo de letradas que representa a la familia Ledo y que también intervino en favor de la querella de los Olivera, en el juicio de lesa humanidad que concluyó en agosto pasado en La Rioja con la absolución del general retirado.

En ese caso, el ex jefe del Ejército kirchnerista fue acusado de haber participado de los secuestros y los tormentos sufridos a principios de 1977, en la capital riojana, por Pedro Olivera y su hijo, Ramón Alfredo.

“Queremos que en esta oportunidad haya un juicio justo. Tenemos la convicción de que no fue esto lo que pasó en el juicio de Olivera”, dijo la letrada, que presentó un recurso ante Casación para pedir que se anule esa sentencia.

Además, Pedro Olivera y Graciela Ledo -hermana de Alberto- presentaron en agosto una denuncia ante el Consejo de la Magistratura por “mal desempeño” contra Jaime Díaz Gavier y Julián Falcucci, del Tribunal que absolvió a Milani.

Enrique Lilljedahl, el tercer integrante de ese Tribunal, no recibió denuncias por su actuación en ese proceso y volverá a participar en el juicio por Ledo, junto con los jueces Gabriel Casas y Carlos Jiménez Montilla.

El ex jefe del Ejército entre 2013 y 2015 será juzgado por encubrimiento y falsedad ideológica, mientras que el ex capitán Esteban Sanguinetti está imputado por secuestro y asesinato de Ledo.

Ledo era un joven de 20 años oriundo de La Rioja que en 1976 cumplía el servicio militar en el Batallón 141 de Ingenieros con asiento en esa provincia, donde estaban asignados, Milani -entonces subteniente- y Sanguinetti.

Estudiante de Historia en la Universidad de Tucumán, Alberto partió en junio de 1976 en una comisión a la provincia de Tucumán junto a su unidad, a la localidad de Monteros. Nunca más se supo de él, y Milani, que lo tenía como su asistente, elaboró un acta en la que se indica que el conscripto había desertado.

“Vamos a aportar documentación que demuestra que Ledo estaba apuntado por su militancia política y por eso desapareció. Esto es algo que Milani no podía ignorar”, sostuvo Reinoso.