¿Qué dice el gobierno sobre las elecciones? La boleta larga en la sociedad Quintela y Madera

El gobierno de Sergio Casas transita los últimos días en el poder provincial. Desde el mismo domingo 27 de octubre habrá un nuevo gobernador electo en la provincia y será la despedida de una forma de gobernar en La Rioja.

El actual mandatario provincial será ungido diputado nacional, salvo una catástrofe electoral, y abrirá un canal de diálogo con quien lo suplantará en la Casa de Gobierno.

El oficialismo está convencido que la boleta larga que encabeza la fórmula presidencial Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner les dará el triunfo provincial y hasta en el departamento de la Capital.

Cabe recordar que la Cámara Nacional Electoral debe emitir un fallo sobre un recurso presentado por el apoderado bederista de la lista Nueva Rioja, Alberto Bruno, contra la boleta larga. Allí pidió que los estamentos para las candidaturas riojanas vayan por separado en el cuarto oscuro.

En las últimas actividades de los Fernández los candidatos a gobernador e intendenta, Ricardo Quintela y Teresita Madera respectivamente, estuvieron presentes, y Casas también acompañó en el acto por el Día de la Lealtad peronista en La Pampa. No hubo foto hasta el momento con Cristina.

Así el casismo -que de ganar se transformará en quintelismo- intentó mostrar a los votantes riojanos que son la lista genuina del kirchnerismo en La Rioja, fundamentalmente por la campaña lanzada por el otro contrincante peronista, Luis Beder Herrera.

El gobierno puso en manos del secretario de Relaciones Institucionales, Ariel Puy Soria, la campaña en la Capital y hasta en los puntos conflictivos del interior.

El mensaje que se emana desde el bunker, ubicado en el segundo piso de un edificio ubicado en el principio de la avenida Rivadavia, es que Quintela y Madera son una sociedad política (una sola cosa) y así lo plantean frente a la lista larga que creen traicionarán votos nacionales a la candidatura provincial.

La campaña fue distinta por el 27 de octubre, ya que el asesor Mario Riorda aconsejó que debía plancharse, a raíz de la excelente performance de los Fernández en La Rioja. Y así lo cumplió a rajatabla con la medición del consultor Gustavo Córdoba.

A través del trabajo de Riorda y Córdoba, el gobierno de Casas afirma que Quintela y Madera estarán entre el 45% y el 50% de los votos en los cuartos oscuros de la provincia.

Por este motivo, el casismo considera que en la última semana se desdibujará la campaña de Beder Herrera, que tendrá a Los Palmeras como número central en el acto de cierre en la avenida 1 de Marzo.

Riorda además entendió que el peronismo no debía hacer peronismo y dejar de lado la identificación de “Gitano” a Quintela para captar nuevos votos. También se cumplió eso.

El casismo nunca atacó al radical Julio Martínez, pero si se sintió aludido con Beder Herrera, ya que conoce a todos en la vida política.

Griselda Herrera, mientras tanto, tiene a su cargo la campaña en el interior. La secretaria general de la Gobernación es además candidata a diputada provincial en Chilecito.

En la última reunión de gabinete, Casas pidió compromiso a los 600 funcionarios del gobierno que entienden que se cumple el ciclo casista, aunque el gobernador plantea que Quintela será la continuidad de su proyecto.

En caso de llegar a la gobernación, Quintela tendrá a Florencia López en la Legislatura y Madera estará representada por Gabriela Amoroso en el Concejo Deliberante.

Si ganan, los suplentes de Quintela, Madera y Amoroso llegarán a la Legislatura, cuyas bancas capitalinas no se renuevan.

En base a esos lineamientos, el gobierno camina la última semana y todavía no se conoce si habrá acto de cierre de campaña.