Politica

Los PEM, la mochila peronista de Juntos por La Rioja

Todos los meses son un dolor de cabeza para el gobierno municipal. Son $15 millones para pagar los salarios del programa municipal PEM, que creció en la administración de Ricardo Quintela y se extendió con Alberto Paredes Urquiza.

Se trata de trabajadores municipales que están contemplados en un programa laboral que se llevan casi toda la recaudación mensual de la Municipalidad si no existe la ayuda del gobierno provincial de turno.

Este mes, la Secretaría de Hacienda de la intendenta Inés Brizuela y Doria llevaba recaudado menos de $10 millones frente a los $20 millones que deberían ser una constante cada 30 días.

Brizuela y Doria afianzó una relación institucional con el gobernador, conocedor del programa PEM cuando fue intendente de la Ciudad de los Sueños. Primero la Capital de Juntos por La Rioja recibió fondos para pagar el costo salarial del plan y luego bajó a $9 millones, y todos los meses es una lucha interna en el Palacio Municipal.

La coparticipación municipal real está comprometida con el pago de los sueldos de los empleados municipales, es decir que el gasto de funcionamiento es otro escollo en el principal departamento de la provincia.

Pasando en limpio todo el dinero se destina para pagar salarios y lo demás queda a la buena de Dios, en otras palabras, la disposición financiera del gobernador.

No solo eso es ese el problema para la jefa comunal representante de la alianza Juntos por La Rioja, conformada por radicales, PRO y peronistas disidentes, sino también la deuda que dejó Paredes Urquiza: ronda los $500 millones. Es insostenible ya que ningún proveedor quiere fiar al municipio, mientras que otros no pueden participar de la cotización de precios debido que no pagan las tasas municipales.

Por donde se mire la Capital es inviable porque los salarios se comen las obras que se pueden proyectar. Sin apoyo provincial o nacional es imposible un plan de obras públicas diseñado por la Municipalidad.

Hoy la Provincia dice que depende de la Nación, y ésta de lo que disponga el Fondo Monetario Internacional (FMI). Frente a ello, la primera impresión es que nada cambiará.

Categorías:Politica