Sobresueldos: Eduardo Menem salió a defender un fallo de Casación

Publicado por

En una carta enviada a Clarín, el ex senador Eduardo Menem opinión lo siguiente sobre una reciente decisión de la Cámara de Casación Penal en la causa de los sobresueldos: “Dejando de lado el tono hostil del artículo publicado por el periodista Claudio Savoia en el diario Clarín del 15 de diciembre (página 10) bajo el título “Inédito: la Casación habilitó a Menem y Cavallo a ir a la Corte por los sobresueldos” corresponde hacer las siguientes consideraciones: Savoia se agravia porque la Cámara de Casación concedió el recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, argumentando que no correspondía porque había un doble conforme de la sentencia condenatoria. Si el periodista se hubiera tomado el trabajo de leer las normas que regulan el recurso extraordinario, habría comprobado que el doble conforme no impide dicho recurso. Más aún si se tiene en cuenta que el fallo condenatorio fue dictado con votación dividida.

Referido al principio del doble conforme, no recuerdo que Savoia se haya escandalizado cuando en la causa de armas que él menciona, una sala del Tribunal de Casación, en una decisión de evidente mala praxis, privó al ex Presidente de esa garantía constitucional al revocar la sentencia del Tribunal Oral en lo Penal que lo había absuelto y dictando directamente su condena. Más aun, incurriendo en el absurdo de reenviar la sentencia al mismo Tribunal que había dictado la absolución para que le imponga la pena. Esa ilegítima decisión obligó a recurrir ante la CSJN que dispuso que se cumpliera ese requisito del doble conforme, enviando los autos a otro Tribunal de Casación que finalmente dispuso la absolución. Esa irregularidad judicial fue una de las que demoró por varios años el trámite de la causa.

El periodista Savoia también arremete también contra la garantía constitucional, incluida en los tratados sobre derechos humanos, del juzgamiento de los imputados en un plazo razonable, atribuyendo a éstos la culpa de la demora, “gracias a infinidad de chicanas y recursos procesales con que los acusados pedalearon el expediente” (sic). Para contestar esta superficial como inexacta afirmación, basta con referirse a los numerosos fallos dictados por la CSJN aplicando esa garantía, por ejemplo en los casos Mattei, Mozzatti, Goye y Acerbo entre otros, como así también lo hizo la Corte Interamericana de Derechos Humanos (caso “Hilaire c/Trinidad y Tobago). Y también se ha establecido que “el imputado no es el responsable de velar por la celeridad y diligencia de las autoridades del proceso, por lo cual no se le puede exigir que soporte la carga del retardo en la administración de justicia”.

Finalmente me parece lamentable que el periodista de referencia califique a la “condena firme” como una “quimera” y como “el más perverso sinónimo de impunidad”, ignorando la presunción de inocencia que solo puede ser destruida por una sentencia definitiva pasada en autoridad de cosa juzgada y que es inviolable la defensa en juicio de la persona y de los derechos (artículo 18 de la CN). Precisamente los recursos legales previstos por la Constitución y las leyes, que tanto enojan a Savoia, al extremo de considerarlos como una “zancadilla procesal”, constituyen el ejercicio de ese inviolable derecho de defensa de las personas”.